Back to home
in Europa, Reino Unido

El Big Ben, la Torre del Reloj y la Torre Isabel

  • 05/02/2020
  • By Alberto Romay
  • 1 Comments
El Big Ben, la Torre del Reloj y la Torre Isabel

El palacio de Westminster, el edificio del parlamento del Reino Unido en Londres, es característico por su torre del reloj, aunque comúnmente, la gente lo llama Big Ben. Pero para ser correctos, el Big Ben es solo la campana, esa que da su tan característica melodía cada 15 minutos. Pero el parlamento es mucho más que eso. Aquí os damos más detalles sobre la torre y sobre las demás estancias del palacio.

MÁS DE 150 AÑOS DANDO LA HORA

Tras el grave incendio que destruyó la gran parte del edificio en octubre de 1834 y la posterior reconstrucción llevada a cabo por Charles Barry, la estética del edificio cambió bastante. La Torre del Reloj del parlamento de Londres fue construida como parte del diseño de ese nuevo palacio. Tras estudiar casi 100 propuestas y discutir sobre que estilo impljustificarantar en el nuevo edificio, la idea de Barry fue la ganadora. Así, tanto el Parlamento como la torre, fueron construidos en estilo neogótico entre mediados y finales del siglo XIX.

Siendo más concretos, la torre del Big Ben se llama oficialmente Torre de Isabel. Ésta está adosada al lado noroeste del Palacio de Westminster y su construcción se acabó en el año 1858. El reloj inició su andadura un año más tarde, exactamente el 7 de septiembre de 1859.

Durante la segunda guerra mundial el palacio de Westminster recibió hasta 14 impactos de bomba y, en 1974, una puesta por el IRA también afectó al edificio. En ambos casos, los mayores perjudicados fueron la cámara de los comunes en el primer caso y, el salón de Westminster, en el segundo. Pero a pesar de que la Torre del Reloj salió casi indemne en ambas, la torre comenzó a inclinarse debido a la construcción de nuevas líneas de Metro. Esta desviación puede llegar hasta de un 1 mm al año y que puede llegar a ser perceptible a simple vista, pues que se cree que ya tiene medio metro de inclinación.

Vista del Big Ben desde el otro lado del Támesis
Vista de la Torre de Isabel desde el otro lado del Támesis. Pixabay
EL GRAN BENJAMÍN

Si en Londres se habla del Big Ben, en general, todo el mundo se refiere a la torre aunque esta en realidad se llama Elizabeth Tower desde el año 2012. Lo hizo en honor a la reina Isabel II con motivo del 60 aniversario de su coronación. No en vano, es la más longeva de la historia de Inglaterra, pues accedió al trono el 6 de febrero de 1952. Anteriormente, el nombre oficial de la torre era The Clock Tower (Torre del Reloj).

El nombre de Big Ben no se sabe con exactitud de donde proviene, pero hay dos teorías que sobresalen sobre el resto. La más conocida hace referencia a sir Benjamin Hall, secretario de trabajo de aquel entonces y que fue el Comisionado de Obras en la época de su instalación, que era conocido cariñosamente entre los parlamentarios como “Big Ben”.

La otra, hace referencia a un boxeador de la época de su construcción, Benjamin Caunt, que había sido campeón británico del peso pesado. Su apodo para el gran público era “Big Ben”, pues medía casi metro noventa. Aunque se había retirado en 1945, volvió 12 años después para una última pelea. Para ese enfrentamiento había engordado más de 15 kilos, por lo que se asoció a algo grande y pesado el apodo que él portaba.

LAS CARACTERÍSTICAS DEL BIG BEN

El Big Ben tiene una altura de poco más de 96 metros, lo que sería parecido a un edificio de 16 plantas. En total, son nada menos que 334 escalones los que hay que subir para poder llegar hasta el campanario. Una vez allí puedes ver al verdadero Big Ben, la campana. Ésta mide 2’2 metros de altura por 2’7 de diámetro y pesa casi 14 toneladas. Pero no es la original, ya que esa se quebró durante las pruebas en 1857 y hubo que fundir una nueva para reemplazarla. Pero esta nueva se agrietó al cabo de unos meses, pero fue reparada. Además de eso, se giró un cuarto de vuelta para que no se golpeara en la parte reparada y se cambió el martillo que la golpeaba por uno menos potente.

Eso si, cuando la primera campana llegó para ser colocada, lo hizo como una estrella. Primero fue llevada en una barcaza por el Támesis y luego, hasta la torre, en un carruaje tirado por 16 caballos blancos. Además, la campana que ahora luce la torre fue creada por la empresa inglesa Whitechapel Bell Foundry, que se dedica al negocio de las campanas desde 1570. Fue esta misma compañía la que se encargó de la fabricación de la Campana de la Libertad, en Filadelfia. Curiosamente, ambas son todo un símbolo a pesar de estar agrietadas.

El Big Ben es que es el encargado de dar las campanadas de Año Nuevo que retransmite la BBC desde 1923, cuando lo hizo por primera vez. Pero lo más llamativo de todo es su característico sonido, las «Campanadas de Westminster«, que se usa en varios lugares del mundo. Esta no es otra melodía que «I Know that My Redeemer Liveth», de la obra «El Mesías» del compositor George Frideric Handel. Pero para poder producirlo no existe una única campana, sino cinco. Cada una de las cuatro acompañantes entona una nota: Mi, Fa sostenido, Sol sostenido y Si.

Reloj de la Torre Isabel del Parlamento de Londres
Detalle del reloj del Big Ben. Pixabay
EL INCONFUNDIBLE RELOJ DE LA TORRE

Pero, sin duda, lo más reconocible de la Torre Isabel es el reloj, pero no es solo uno, sino que hay cuatro, uno en cada cara de la torre. Cada uno de ellos mide 7 metros de diámetro y está formado por 312 piezas de cristal iluminadas por 28 bombillas de bajo consumo. Pero aunque parezcan pequeños, el minutero mide 4,3 metros y el que da las horas 2,8. Y, justo debajo del reloj, se puede leer «Domine Salvam Fac Reginam Nostram Victoriam Primam» que significa «Dios guarde a nuestra Reina Victoria I».

Como buenos ingleses, la puntualidad para ellos es primordial, por lo el reloj siempre tiene que dar la hora exacta. Para conseguirlo se ayudan de pennies, las monedas de un céntimo que usan en Inglaterra. Las colocan encima del péndulo para ralentizar las agujas o las quitan para que el reloj vaya más rápido. Se dice que cada céntimo añade o quita 0,4 segundos cada día.

Pero por desgracia, llevar la hora exacta no siempre es tan fácil como poner y quitar céntimos. Por ejemplo, en 1944, una bandada de pájaros se posó encima de una manecilla y haciendo que el mecanismo se ralentizara 4 minutos y medio. Pero una de las más graves se dio en la Nochevieja de 1962 cuando, por culpa de la gran nevada de ese día, la entrada en el año nuevo se retrasó 10 minutos. Y hablando de retrasar y adelantar el tiempo, dos veces al año, los cinco encargados de mantener el reloj en hora hacen el turno de noche, ya que se tardan 5 horas en cambiar la hora de los relojes de las cuatro caras de la torre, sin contar los más de 2000 relojes que se encuentran dentro del propio parlamento.

OTRAS CURIOSIDADES DE LA TORRE ISABEL

Para conocer parte del encanto y la magia que rodea a la Elizabeth Tower hay que remontarse hasta el momento de su construcción ya que, al contrario que la mayoría de los edificios modernos, se construyó de dentro para fuera. Es decir, si mirabas la obra cuando la estaban haciendo, no verías andamios, ya que todos quedaban en la parte interna de la torre. 

En algunas ocasiones, cuando cae la noche, verás que sobre el reloj brilla una extraña luz de color verde. Esta es la llamada Ayrton Light, en honor del político británico Acton Smee Ayrton, que significa que el Parlamento aún sigue reunido después del atardecer. Esta luz se instauró en 1885 por orden de la reina Victoria, para que ella pudiera saber desde el palacio de Buckingham si el Parlamento todavía estaba trabajando en ese momento.

Durante las dos Guerras Mundiales, y por culpa de que es el reloj de cuatro caras más grande del mundo, dejó de estar iluminado para no servir de guía para posibles ataques aéreos. Además, durante la Primera Guerra Mundial ni siquiera sonaron sus campanas durante dos largos años.

También existe un Little Ben, una réplica de metal de unos 6 metros de altura muy cerca de la estación de Victoria. Se construyó en 1892, pero la versión actual es de 1981 y representa la amistad franco-británica. De hecho, durante el horario de verano la hora no es la británica, sino la de Francia y la mayoría de países europeos. Además, te puedes encontrar muchas réplicas de la Torre Isabel en lugares como la Torre de la Paz del parlamento de Canadá (Ottawa) la torre del reloj público en San Juan Cacahuatepec, en Oaxaca, o el Reloj monumental de Pachuca, ambos en México, el Pequeño Big Ben de La Paz, (Bolivia) o la torre del reloj de Antofagasta (Chile), en otros.

By Alberto Romay, 05/02/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre
  • 1

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

1 Comment
    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Síguenos
    Instatravel
    Instagram API currently not available.
    Categorías
    Somos Worldkers
    Somos Worldkers
    Somos PaperBlog
    Instagram API currently not available.