Back to home
in América, Colombia

El castillo de San Felipe de Barajas y una gran gesta para la historia

  • 20/05/2020
  • By Alberto Romay
  • 0 Comments
El castillo de San Felipe de Barajas y una gran gesta para la historia

La ciudad de Cartagena de Indias es un espectáculo en si misma. Es una ciudad con grandes atractivos que fascina a todos los viajeros que la pisan. No en vano, sus coloridas calles son un reflejo del ánimo de sus gentes. Pero hoy nos centraremos en un complejo defensivo, el castillo de San Felipe de Barajas. Éste es una mole de piedra, considerada por muchos, inexpugnable.

Además, el castillo de San Felipe de Barajas ha vivido una de las historias más heroicas de la humanidad. Fueron un puñado de hombres los que consiguieron poner pies en polvorosa a la mayor armada que haya visto navegar el Caribe. Y lo lograron en clara inferioridad numérica y con pocas piezas de artillería. 

“SANTA FE” CON LA ACOGIDA

La historia de Colombia está asociada, sin duda, a las civilizaciones precolombinas. Fueron estas las que habitaron la zona durante miles de años. Incluso el Imperio Inca llegó hasta los bordes de lo que hoy es Colombia. Eso si, la frontera de este gran imperio quedó bastante al sur de lo que hoy es Cartagena de Indias. Pero todo cambió un 17 de abril de 1492.

Ese día, en Santa Fe, se firmaron las capitulaciones de dicho nombre. En este pequeño pueblo cercano a Granada, los Reyes Católicos y Cristóbal Colón pactaron el viaje a lo que serían las Indias. En esos papeles quedaba firmado como el marino obtendría el título de almirante y virrey en todas las tierras que conquistase para la corona española.

Pero aún tendrían que pasar unos cuantos años para que los españoles pusieran pie en tierra en Cartagena de Indias. Y no fue porque no lo intentaran. Desde el año 1508 fueron bastantes las expediciones que trataron de asentarse en aquellas tierras. Y todas recibieron una “cálida” acogida a base de flechas de los nativos Calamari. Pero el mejor equipamiento bélico del que disponían los hispanos, a la larga se impuso.

Así, en el año 1533 Pedro de Heredia fundaría la primera colonia en la zona. La hizo llamar San Sebastián de CalamarSan Sebastián de Cartagena o Cartagena de Poniente o… Bueno, fundó lo que hoy es Cartagena de Indias.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Vista principal del castillo
UN SOMBRERO DE TRES PICOS HECHO DE PIEDRA

Asentados sobre ese pequeño poblado, la ciudad tuvo un desarrollo espectacular. En gran parte debido a su perfecta ubicación estratégica. Estaba en una bahía a la que solo se podía acceder por dos puntos, ya que en medio había una gran isla. Además, estaba en la ruta que conecta Panamá con España por vía marítima. Y también cerca del rio Magdalena, un río navegable hasta casi la altura de Bogotá, utilizado para el comercio con el interior del continente. Es por eso que desde aquí partía gran parte de la plata de Perú que llegaba a la península Ibérica.

Rápidamente, los gobernadores de la nueva ciudad, vieron la necesidad de mejorar las defensas. Es por eso que utilizando los materiales como piedra y roca, comenzaron a amurallar la ciudad. Lo primero fue levantar la zona que daba al océano. De esa manera, y unido a las corrientes marinas, hacían inviable un asalto por esa parte de la ciudad. Pero las defensas de tierra eran poco más que empalizadas fáciles de superar.

Además, justo enfrente de Cartagena de Indias, había un promontorio de 40 metros de altura que dominaba toda la ciudad. Desde ese punto era fácil controlar los movimientos del enemigo y preparar una defensa mucho más efectiva. De esa manera empezaron a construir el castillo de San Lázaro en 1536, el futuro castillo San Felipe de Barajas. Éste, aunque tenía nombre de castillo, no era más que un puesto avanzado con forma de sombrero de tres picos en ese momento.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Punta original en forma de sombrero de tres picos. Kamilo Kardona
UNA CIUDAD EN TENSIÓN CONSTANTE

España empezó a ganar terreno en América y eso molestaba mucho a las demás potencias europeas. Más aún cuando ésta y Portugal se la repartieron en el Tratado de Tordesillas. Los otros países europeos sabían que el poder de España procedía del Caribe, por lo que convirtieron esa zona en un autentico tablero de ajedrez. La ciudad fue un punto neurálgico, sobre todo cuando organizaron el comercio alrededor de las Flotas de Indias a mediados del siglo XVI.

El problema es que muchas de las guerras europeas tenían su vertiente caribeña. Y no fueron pocas. La guerra de los 30 años, las Anglo-Holandesas, la de la Gran Alianza, la de la Sucesión Española… Todo eso sin contar la piratería que asolaba el Caribe. Vamos, que salías a pescar y te podían asaltar el barco, robártelo y declararte la guerra por temas de soberanía. Una locura.

Como ejemplo, el francés Jean François de la Roque, con solo 450 hombres, saqueó la ciudad 11 años después de ser fundada. Las defensas, en ese momento, eran todavía bastante endebles y aprovechó la boda de la sobrina del fundador para hacerlo. Así, el algarabío que los ciudadanos pesaban que era por la celebración de la boda era, en realidad, una matanza.

Después de eso no es que la ciudad de Cartagena de Indias estuviera tranquila. De hecho, estaba en una tensión constante ante el miedo de ser atacada. Así, durante la guerra de la Gran Alianza, o de los 9 años, se harían realidad sus peores pesadillas. De nuevo.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Recreación de una pieza de artillería propio de la época. JD Lasica
CUANDO LA VENGANZA LA COBRA TU PRIMO

Pero no todo habían sido derrotas. El famoso corsario inglés John Hawkins, primo de Francis Drake, trató de asaltar la ciudad. Para ello trató de convencer al gobernador para organizar un mercado comercial con todos los esclavos y mercancías que llevaba en las bodegas. Ese truco le había servido con anterioridad, pero no aquí, ya que el gobernador denegó la petición. El corsario empezó a bombardear la ciudad pero, al noveno día de ataque desistió ante la gran defensa de la ciudad de Cartagena de Indias.

Como Hawkins no se atrevió nunca más a volver, fue su primo el que volvió para cobrarse venganza. Francis Drake llegó en 1586 y logró saquear la ciudad durante 100 días. En aquel entonces las defensas eran todavía bastante rudimentarias. Sólo contaba con empalizadas, trincheras y el pequeño fuerte, que contaba con apenas 8 cañones y algunas piezas menores. Los defensores no eran muchos más, 120 hombres para defenderse de 1000 piratas.

Después de tantos asaltos el rey de España cayó en la cuenta de que era necesario fortificar todas sus posesiones del Caribe si no quería ser atacado constantemente. De ahí que mandase construir un complejo sistema defensivo que bordeaba todo el Caribe. Puso énfasis en varias plazas, siendo una de ellas Cartagena de Indias. No en vano éste era el último puerto antes de la gran travesía oceánica hasta España.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Turistas paseando por el interior de San Felipe de Barajas
UNA ESPADA EN LA ESTATUA DE SANTA CATALINA

A mediados del siglo XVII, moría Luis XIII, rey de Francia y de Navarra. Curiosamente, este último territorio ahora pertenece a España. Pues bueno, Luis dejaría como heredero al “Rey Sol” que, como bien indica su sobrenombre, el rey brilló. O por lo menos dejó huella. Durante su reinado, el potencial militar de Francia aumentó tras una reforma del ejército. Y sus enemigos lo sufrieron en los campo de batalla, ya que le dio palos a toda Europa. Pero en el mar, la guerra la estaban perdiendo. 

Aún así, Bernard DesJean, Barón de Pointis, atacó Cartagena de Indias en 1697 logrando saquearla dos veces, ya que el reparto inicial no gustaba mucho a algunos soldados. Tentado de dejar a alguien al mando de la ciudad, partió para Francia para dar la gran noticia. Llegó justo a tiempo para ver como firmaban una paz que acababa con 9 años de guerra. Eso si, con él llevaba un botín de 2 millones de pesos en oro.

Durante el asalto, Bernard quedó fascinado por la heroica defensa de un soldado español, que solo ante la marea de enemigos, se negó a rendirse. No sólo le perdonó la vida, sino que incluso le regaló su espada como reconocimiento.

Un valiente caballero como vos tampoco puede estar desarmado

Bernard DesJean, militar francés (1645-1707)

Al ser un recuerdo de una derrota, el soldado la donó al obispo de la ciudad, que la bendijo y la puso en las manos de la estatua de Santa Catalina. Hoy reposa en el altar mayor de la Catedral de Cartagena de Indias. Ésta fue una dolorosa derrota, pero aprendieron una gran lección. Las defensas había que seguir mejorándolas. Y mucho

Y A TU REY LE HARÉ LO MISMO

Como solo era posible comerciar con las colonias españolas con un permiso especial, surgió de forma natural el contrabando. En esos quehaceres eran muy buenos los holandeses y los ingleses. Sobre todo estos segundos. Así, en 1731 mientras ejercía ese oficio, Robert Jenkins fue apresado y cortado una oreja. Según afirmó ante el parlamento de Westminster, el capitán español se la cortó mientras decía:

Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve

Juan León Fandiño, capitán español de los siglos XVII y XVIII

Inglaterra se vio obligada a ir a la guerra para salvar su honor. Que todos quisieran ir a la guerra salvo su presidente no tenía nada que ver. Esta guerra se llamó la guerra del Asiento para los españoles y de la oreja de Jenkins para los ingleses. Ya ves, el pintor holandés Van Gogh, 100 años después, solo fue un imitador.

Pero los españoles mejoraron mucho las defensas tras Bernard Pointis. La pequeña fortaleza fue agrandada, la ciudad la amurallaron completamente y un hecho, fortuito pero vital, hizo que la vía de acceso más ancha de la bahía fuera impracticable. Dos buques portugueses habían encallado y, rápidamente, se fue creando un muro de arena a su alrededor que bloqueaba completamente la navegación.

En este momento es cuando el castillo de San Lázaro recibe el nombre de San Felipe de Barajas. Fue Pedro Zapata, el gobernador, quien lo nombra así en honor al rey de España, Felipe IV, y a sus benefactores, los condes de Barajas.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
El rectángulo es la ciudad. El cuadrado, San Felipe de Barajas. Los círculos representan los dos puntos de ataque a la ciudad. El de la izquierda el lugar de desembarco y el de arriba la última protección antes de llegar contra las murallas de la ciudad.
NOVATOS, INDIOS CON FLECHAS Y UN MEDIOHOMBRE

España siempre se ha caracterizado por sobrevivir con escasos recursos y menos dinero. Aún así mejoraron todas las defensas de la ciudad, en especial el castillo San Felipe de Barajas, que era un punto crucial. Y lo hicieron improvisando materiales así, incluso, utilizaron sangre de animales para pegar una piedra con otra. Reforzaron aquellos puntos más débiles con piezas de artillería y arreglaron dos pequeños fuertes que había a la entrada de la bahía. De esa manera, para 1741, los españoles se tuvieron que enfrentar a una fuerza de unos 30.000 ingleses con solo 3.000. Y al mando de las defensas de Cartagena de Indias había un “mediohombre”.

El almirante Blas de Lezo fue apodado “mediohombre” porque había perdido varias extremidades y un ojo en las diferentes batallas que había librado. Este genio de la estrategia era el mejor militar que tenía en ese momento la armada española. Y los ingleses lo sufrirían en sus carnes.

Tras dos intentos previos fallidos, Edward Vernon lo intentó una tercera vez, pero esta vez fue con todo. Llevaba consigo casi 300 barcos y una potencia de fuego de 4.000 piezas de artillería. Para hacerse una idea más certera, y guardando las distancias, tenía más barcos que los que llevaron los turcos a la batalla de Lepanto.

Por el contrario, los españoles solo contaban con 700 de estas piezas y la “apabullante” cantidad de 6 barcos. A esto hay que sumarle que un tercio de los defensores eran novatos y 600 eran indios con arcos y flechas. Es decir, la mitad de las tropas de tierra españolas. La victoria inglesa se pagaba muy barata en las casas de apuestas.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Estatua de Blas de Lezo en San Felipe de Barajas
CUANDO LOS TUYOS TE PONEN PIEDRAS EN EL CAMINO

Pues bien, para atacar Cartagena de Indias había dos posibilidades que había que combinar. Por un lado, desembarcar al norte de la ciudad y cruzar un canal de agua que había entre la playa y la ciudad. Tras eso, había que conquistar San Felipe de Barajas, que era la última defensa antes de la ciudad. Pero era necesario apoyo naval para lograrlo. Una vez hubiera caído San Felipe de Barajas, la ciudad le seguiría.

Todos los ataques previos a la ciudad habían cumplido esa norma pero, el virrey de la ciudad, tenía otro plan de defensa distinto. Por eso le puso muchas piedras en el camino a Blas de Lezo, hasta casi hacer fracasar la defensa. El plan del almirante era conseguir que no desembarcasen. Un plan simple pero genial.

Blas de Lezo sabía que las enfermedades tropicales diezmarían las tropas inglesas si se quedaban en los barcos, como así paso. Pero las tácticas inglesas no fueron malas, ya que a base de cañonazos inutilizaron muchas de las defensas de la ciudad, pero el almirante utilizó bien los recursos que le dejaron.

Por la pequeña bahía solo podían cruzar los barcos de uno en uno y ahí, solo 4 barcos españoles, se afanaron en destruirlos. Sin poder entrar y sin querer perder más barcos, los ingleses trataron de atacar por tierra. Fueron necesarios 5 días para desembarcar a los soldados. Dos semanas después, los ingleses aún seguían fondeados en la bahía sin poder entrar. Pero su poder de fuego era muy superior al español y, a pesar de las grandes bajas, entran en la bahía. Y con eso envían un mensaje de victoria a Inglaterra.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Por estas empinada columna deberían de haber escalado los ingleses
UNA “VICTORIA” INGLESA CALAMITOSA

Los pocos barcos españoles estaban muy dañados y fueron hundidos para obstaculizar el paso de los ingleses. Se retiran a San Felipe de Barajas y desde allí continúan la defensa. Pero antes de eso el virrey manda hundir los dos barcos que quedaban para interrumpir el paso. El resultado, ni interrumpen ni pelean. Blas de Lezo incluso dejó escrito que el virrey era un enemigo de España. Lo peor, si caía Cartagena de Indias, caía el imperio Español en Sudamérica.

Pues bien, San Felipe de Barajas de indispensable en la defensa de la ciudad ya que retrasó mucho el avance de los ingleses. Ya llevaban más de un mes de batalla y las provisiones empezaban a escasear en ambos bandos. Pero para los ingleses era más grave, ya que la fiebre amarilla, como bien había pensado Blas de Lezo, empezaría a provocar grandes bajas entre los ingleses. Éstos, aún así, seguían bombardeando día y noche la ciudad. Aún con la temporada de lluvias recién iniciada.

Intentaron un asalto terrestre al castillo de San Felipe de Barajas tras una información obtenida de dos desertores. Estos, que eran hombres de Blas de Lezo, les dieron información falsa que tomaron como guía. Con esa información y sin apoyo naval, se lanzaron contra las murallas… para morir a sus pies. La derrota había sido calamitosa.

Aún estuvieron luchando casi tres semanas más en balde, pues los militares no querían asaltar el castillo y los marinos no se querían acercar para ser bombardeados. No quedaba otra que la retirada. Y todo eso después de que en Inglaterra ya se hubiera celebrado la victoria tras el mensaje enviado por Vernon.

Visitas imprescindibles en Cartagena de Indias
Vista de la zona defensiva superior del castillo. Jorge Lascar
MARAVILLA Y PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD A LA VEZ

Tras esa gesta imposible, el castillo de San Felipe de Barajas fue reconstruido y mejorado. Hasta tal punto que la colina de San Lázaro, donde se levanta parece cubierta de piedra. Una vez reconstruido y tras la gesta, para la gente de mar, tanto el castillo como la ciudad eran vistos como inexpugnables. Pero ese apogeo duró poco ya que medio siglo después las colonias americanas empezarían a independizarse de la corona española.

Una vez alcanzada la independencia, el castillo fue abandonado y dejado de la mano de dios hasta principios del siglo XX. En ese momento el gobierno de Colombia propone conservar todos los edificios importantes de la ciudad y emprende unas cuidadas obras de restauración dando, como resultado, el edificio que hoy podemos disfrutar.

Pero San Felipe de Barajas además de ser una de las 7 maravillas de Colombia, es patrimonio de la Humanidad desde 1984. Y lo fue por ser una de las edificaciones defensivas más sobresalientes y completas de toda Sudamérica. Y lo es a pesar del empeño que puso el virrey en que fuera destruido.

By Alberto Romay, 20/05/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos
Instatravel
Instagram API currently not available.
Categorías
Somos Worldkers
Somos Worldkers
Somos PaperBlog
Instagram API currently not available.