Back to home
in Europa, Hungría

El parlamento de Budapest, una joya a la orilla del Danubio

  • 31/12/2019
  • By Alberto Romay
  • 0 Comments
El parlamento de Budapest, una joya a la orilla del Danubio

Aunque en el momento de su construcción el parlamento de Budapest fuera el más grande del mundo (solo superado a día de hoy por el de Rumanía y Argentina), este edificio situado a orillas del río Danubio puede ser uno de los más bonitos en su género. Levantado en un lugar privilegiado, su vista impacta cuanto más cerca te encuentras de él, ya que es ahí cuando podemos comprobar toda su majestuosidad y belleza.

Su ubicación es muy simbólica, ya que se construyó junto al rio, en la parte de Pest, en frente del Palacio Real que se levanta en la colina de Buda. Se seleccionó precisamente esa ubicación para representar el contrapeso con la monarquía que ejercería a partir de ese momento el parlamento. Y se escogió así para mostrar que el poder de decisión y del futuro del país recaía ahora en el pueblo, a través del Parlamento de Budapest, y no en las normas que un rey pudiera dictar.

LA HISTORIA

Desde el año 971, el líder de los magiares era Géza. Tras su muerte en el año 997, su hijo Esteban se convirtió en el nuevo Príncipe de Hungría y, dos años después, recibió una corona y el título rex de manos del Papa Silvestre II. De esta manera quedó fundada una nueva entidad política, el Reino Magiar de Hungría (Magyar Királyság).

Pero durante los casi mil años de existencia del imperio húngaro, las sesiones plenarias se han realizado en diferentes lugares. Desde el Oeste de la actual Hungría (Sopron) al Este (Szabolcs), del Norte (Besztercebánya) al Sur (Szeged) e, incluso, fuera de las actuales fronteras del país (como ocurre con Nagyszombat o el campo de Rakos, ambos en la actual Eslovaquia).

No es hasta el siglo XVIII cuando las reuniones se realizan con mayor permanencia en Pozsony, conocido en la actualidad como Bratislava, la capital de Eslovaquia.

En 1843 se aprueba una reforma para la construcción de un parlamento en la nueva capital, Budapest, y se comienzan a realizan competiciones para su diseño. Muchos de ellos ni siquiera tenían premios. Tuvieron que transcurrir cuarenta años hasta que se aprobó una ley para la construcción del edificio pero, en el momento de su edificación, representaba el enorme poder económico y político del Imperio Austro-Húngaro.

Parlamento de Hungría. Rene Rauschemberger

Finalmente, en el año 1882, es convocado un nuevo concurso para su diseño. Éste fue ganado por un profesor de la Universidad Técnica llamado Imre Steindl, que fue el verdadero creador de este majestuoso edificio. Este hombre creía que, los problemas de construcción que pudieron haber en el pasado, serían fácilmente solucionados con las técnicas modernas. Y esa misma idea fue la que planteo a la hora de diseñar el edificio ya que, aunque el estilo del edificio es principalmente neogótico, tiene influencias de otros estilos como el renacentista o el bizantino (especialmente en sus interiores). Es por eso que en su forma exterior, al usar ese Renacimiento Gótico que tanto se dio en el Reino Unido de 1830, pueda recordar vagamente al del Parlamento de Londres.

LA GRANDEZA DEL EDIFICIO

Después de poner la primera piedra el 12 de octubre de 1885 en el muelle de la plaza Tomo, los trabajos de construcción duraron casi 20 años, ya que no se completaron hasta 1902. Y no es para menos dadas las magnitudes de este edificio. Con 268 metros de ancho y 123 metros de largo, posee una cúpula que se eleva hasta alcanzar los 96 metros de altura. En total, 18.000 metros cuadrados de superficie, más de 470 mil metros cúbicos de espacio y la increíble cantidad de 691 salas suntuosamente decoradas. Para hacernos una idea más clara, dentro de él se podrían albergar unos 50 edificios de 5 plantas.

El parlamento cuenta con 27 puertas, 12 patios, 29 escaleras interiores (que en total suman 20 kilómetros escalinatas) y 13 ascensores entre los personales y los de servicio. Algunos de estos ascensores son tan lujosos que hasta poseen asientos dentro para descansar durante el trayecto. Pero esto no es lo único lujoso, ya que para la decoración se usaron más de 40 kilos de oro (de entre 22 y 23 quilates) y más de medio millón de piedras ornamentales talladas.

Este edificio, levantado sobre una mole de hormigón de entre 2 y 5 metros de espesor, puede encontrarse en su decoración exterior 90 estatuas y escudos de armas de varias ciudades y condados y, en el interior, más de 150 estatuas y motivos de la fauna nacional.

La orientación de la fachada principal mira al Danubio pero las entradas más utilizadas y oficiales se encuentran en la plaza Kossuth. Solo en determinados momentos muy especiales, y para la visita de algunos jefes de estado o de gobierno, se utiliza la puerta principal.

Al igual que el Capitolio, en Washington DC, posee una estructura simétrica que se ajusta a las funciones de un parlamento bicameral, ya que, hasta 1944, cada una de las alas daba cabida a una cámara legislativa. Cuando las reuniones eran unificadas, se hacían bajo la cúpula, donde hay una enorme sala que ahora conecta ambas. Pero además de esta función, los despachos del presidente de la república (en el ala sur, justo donde están ahora la cámara de representantes) y el del primer ministro (en el ala norte) también tienen cabida dentro de estas paredes.

Escalera principal. Fotonazos
LA ESCALERA PRINCIPAL

Justo antes de entrar, en la parte exterior, sorprenden dos esculturas de leones, uno a cada lado de la escalera principal exterior, que conmemoran al rey Béla III quien fue educado en Bizancio. Por desgracia, estas esculturas son réplicas, ya que las originales fueron destruidas.

Estas escaleras son las que te llevan directamente a la Sala de la Cúpula. En ella, tres alfombras rojas llaman la atención a lo largo de ella, ya que la divide en tres secciones.

A cada uno de los lados destacan 4 columnas de mármol rojo (8 en total 8 de seis metros de altura y más de 4 toneladas de peso. No solo por lo impresionante de las columnas, sino porque son el único elemento que no procede de Hungría. Estas fueron cortadas en el mismo acantilado de Suecia y traídos hasta el parlamento de Budapest para ser colocados en su emplazamiento actual. Además de estas columnas adornan las paredes varias esculturas en piedra y la famosa cruz húngara.

En este hall de entrada se observa con mayor fuerza el estilo neogótico, influenciado principalmente por el arte renacentista y bizantino y, en el techo, dos lámparas bañadas en oro de 23 quilates.

Si seguimos mirando al techo de podremos ver tres frescos alegóricos. El primero, La apoteosis de la legislación, representa los 1000 años del imperio de la ley en Hungría. El segundo, la Glorificación de Hungría, como su nombre indica, hace referencia al pasado glorioso del país. El último de estos frescos, el Escudo de armas Húngaro medio, es un símbolo heráldico de unificación sostenido por ángeles.

Además de todo esto, podremos ver el busto de bronce del arquitecto del parlamento, Imre Steindl, en la pared izquierda de la escalera principal, cuya figura fue colocada allí en el año de 1904.

La Gran Cúpula. Fotonazos
GRAN SALÓN DE LA CÚPULA

Al llegar a la cima de las escaleras llegamos al corazón arquitectónico y espiritual del parlamento de Budapest, cuyas dieciséis esquinas y un techo de forma circular, amplifican la sensación de espacio. Y todo ello a pesar de que esta sala, de 27 metros de altura, es bastante menor que la cúpula exterior.

En estas 16 paredes que rodean al salón se sitúan las estatuas y escudos de armas de 16 gobernantes húngaros. Frente a la escalera principal la serie comienza con Árpad, siguiendo hacia la derecha con San Esteban, San Ladislao, Konyves Kalman, András II, Bela IV, Luis el Grande, János Hunyadi y Matyas Hunyadi, los príncipes de Transilvania István Báthory, István Bocskai, Gabor Bethlen y, finalmente, los gobernantes Habsburgo Carlos III, María Teresa y Leopoldo II.

En la sala de la cúpula, se encuentra el tesoro más preciado del país: las joyas de la corona húngara. Aunque fueron robadas muchas veces, se pueden visitar durante el recorrido por el edificio. Están aquí desde 1978, cuando el entonces presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, las devolvió.

En el Parlamento de Budapest, a 69 metros de altura, la cúpula alberga los adornos y joyas más finos del imperio Húngaro, dentro de una vitrina de cristal donde reposa la corona de Hungría junto al orbe, el cetro y la espada con un estilo renacentista.

Esta Corona no es una mera joya real, ya que se la considera la representación misma de Hungría. Es en nombre de ella por la que los reyes han gobernado el reino a través de la historia. Por ese motivo es santa e irremplazable. Eso sí, la cruz que tiene coronándola está torcida y no se sabe cuál es el motivo real, pero teorías no faltan. En total se han llegado a conocer hasta 38 teorías diferentes sobre el motivo, cada cual más extravagante que el anterior.

Cámara de los Diputados. Fotonazos
LA SALA DEL CONSEJO ADJUNTO Y LA CÁMARA DE LOS DIPUTADOS

Antes de llegar a la cámara de los diputados, hay que pasar por esta sala donde se encuentran imágenes representativas de las leyendas de Hun-Magyar. Estas imágenes muestran el Sueño de Emese, el Mítico Ciervo, la Muerte de Buda y la Espada de Atila y fueron realizadas porZsigmond Vajda. También se pueden observar estatuas representativas de las ciencias técnicas, así como de algunas ramas del comercio y de la industria.

Una vez dentro de la cámara de los diputados podemos contemplar cómo está iluminada de forma suave. Esto se consigue gracias de las ventanas de arco ojival y, a través de ella, podemos ver las 438 sillas de cuero diseñadas especialmente para los diputados. Si uno se fija un poco más al centro, en los puestos del círculo interior, se observa que están tapizados en terciopelo, ya estos se reservan especialmente para los ministros de gobierno. En total, está sala tiene 25 metros de largo, 23 de ancho y, nada menos, que 17 de altura.

Cerca del atril del orador, si uno se fija bien en su zona central, hay un agujero de bala de cuando dispararon contra el entonces presidente de la cámara baja, István Tisza. Esto se produjo pocos días después de ser nombrado presidente, cuando forzó la votación sobre los cambios en el ejército, teniendo a toda la oposición y gran parte de los obreros en contra. Aunque no fue el único dramático, ya que la policía, al intentar sacar a los diputados que trataban de evitar el normal funcionamiento de la cámara, rompieron los muebles fabricados con roble de Eslavonia (región de la actual Croacia).

Además de varias pinturas que representar momentos importantes de la historia de Hungría, se pueden ver tres estatuas doradas que representan la armonía, la paz y la sabiduría y, otras tres, que representan la gloria, la elocuencia y la guerra.

Como la estructura del Parlamento de Budapest es simétrica, la sala donde los diputados húngaros debaten es exactamente igual a esta, pero se encuentra en la otra punta del edificio. Lo que en las reuniones de ahora no se sabe a ciencia cierta si hablan tanto y tan rápido como en las de antaño, donde los taquígrafos debían cambiarse cada 10 minutos.

Detalle del Parlamento. Fotonazos
LA ANTIGUA CÁMARA ALTA

En el ala norte del Parlamento de Budapest, frente a la cámara de diputados y a la derecha del salón de la cúpula, se encuentra esta sala, la cámara alta, conocida también como la casa de Clipper.

Aquí, al igual que en la cámara de los diputados, hay varias estatuas alegóricas. En este caso de la rama agrícola e industrial. En el techo de esta sala se encuentran de nuevo frescos de Zsigmond Vajda, de temática histórica, como el que aparece Könyves Kálmán prohibiendo la quema de brujas; San Esteban dando la bienvenida al monje Astrik, quien le trae la corona; a Luis el grande ordenando la construcción de la iglesia de Kassa o al rey Matías administrando justicia.

La alfombra y las paredes son de color azul y el decorado se mantiene entre el marrón y el dorado, aunque no son los originales. Tras la segunda guerra mundial este salón fue restaurado, pero no lo dejaron como su estado original, ya que ha sufrido modificaciones.

Aquí también nos encontramos con estatuas doradas, pero en este lado representan la Ciencia, el Poder, la Verdad, la Crítica, la Fe y la Caridad. También se aprecia una pintura del juramento a la joven María Teresa, donde expresa la lealtad a los Habsburgo, ofreciendo protección militar al trono.

Detalle de los ceniceros numerados. Fotonazos
LA SALA DE LOS DELEGADOS Y EL CORREDOR

Saliendo de la cámara alta, y de la camino a la escalera principal, se puede ver en las ventanas unos de los mejores ejemplos de Miksa Roth, uno de los mejores pintores de cristal de fin de siglo. Además, aquí donde se puede ver una de las mayores curiosidades del parlamento: los ceniceros.

En total, podemos encontrar hasta 600 ceniceros de puros. Cada cierto tiempo los diputados salían a fumar puros habanos, que dejaban reposando cada uno en un número. Solo tenían que memorizar el número donde lo habían dejado y retomarlo en la siguiente pausa. Cuando un orador era muy bueno todos permanecían dentro de la sala y el puro, por tanto, se consumía. Dado su elevado precio, se popularizó la graciosa expresión “este orador bien vale un habano”.

LA BIBLIOTECA DEL PARLAMENTO

Como todos los parlamentos, tiene biblioteca propia. Ésta, que sirve como biblioteca nacional, puedes encontrar información, sobre todo, de derecho, historia reciente, documentos de las Naciones Unidas y, como no, información parlamentaria. En total, más de medio millón de volúmenes que se pueden consultar de diferentes formas.

Ventana pintada de Miksa Roth en el corredor
CURIOSIDADES

El parlamento de Budapest es, junto a la Basílica de San Esteban, el edificio más alto de la ciudad. Y esto es así porque hay una ley que reserva el privilegio de ser la edificación más alta a dos iconos históricos de la ciudad. Pero ¿por qué miden exactamente 96 metros? Esto es así porque los primeros pobladores de la región se establecieron en el año 896. Curiosamente 1000 años más tarde se construyó el metro en la ciudad, que es el más antiguo de Europa continental y, si cantas el himno húngaro con el ritmo correcto, dura 1 minuto y 36 segundos, es decir, 96 segundos.

Este edificio, además de haber utilizado más de 40 millones de ladrillos (lo que equivaldría a hacer un muro de casi 2 metros en la frontera entre España y Francia o de más de 4’5 metros entre Panamá y Colombia) tuvo trabajando en su construcción a más de 1000 personas.

Hasta finales del siglo pasado, Hungría era un país comunista. Es por eso que, durante su régimen, se podía contemplar una estrella roja enorme en la parte superior de la cúpula. Esta finalmente sería retirada en 1990 cuando se constituyó la República Parlamentaria que es ahora.

By Alberto Romay, 31/12/2019 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos
Instatravel
Instagram API currently not available.
Categorías
Somos Worldkers
Somos Worldkers
Somos PaperBlog
Instagram API currently not available.