Back to home
in Europa, República Checa

El Reloj Astronómico de Praga y los dos corazones checos que se pararon

  • 03/06/2020
  • By Alberto Romay
  • 0 Comments
El Reloj Astronómico de Praga y los dos corazones checos que se pararon

El reloj astronómico de Praga es una de las primeras cosas en las que piensas cuando te nombran la República Checa. Y no es para menos, ya que es un reloj capaz de mostrarte la hora de 5 maneras distintas. Y todo ello teniendo en cuenta que tiene más de 600 años.

El ayuntamiento, donde está colocado el reloj astronómico de Praga es, también, un edificio bastante particular. Es una composición de varios edificios ya que le añadían colindante en el momento que necesitaran más espacio. Y todo eso situado en una de las regiones con más historia de toda Europa. ¿puedes pedir más?

UNA PRECIADA PIEZA RODEADA DE ENEMIGOS

Tras el auge y caída del Imperio Romano de Occidente, hubo un periodo donde las tribus germanas fueron las poderosas. Esto duró hasta que Carlomagno llegó al poder y, sobre todo, tras ser coronado en el año 800. Para aquel entonces los checos ya ocupaban un terreno cercano a Praga, pero eran dependientes de este gran rey franco.

La leyenda cuenta que fue Libuše, hija del mítico gobernante Krok, la que fundó la ciudad. Ésta era la hija pequeña, pero la más sabia de las tres que tenía. Pero había muchos hombres que no la querían como líder por el mero hecho de ser mujer. Así que ella tuvo escogió un esposo y, al casarse con él, inició la dinastía Přemyslida.

Esta dinastía reinó en Bohemia hasta el año 1306, región que ha sido, históricamente, muy rica. Tenían grandes minas de oro, buenos sopladores de cristal y una cerveza de calidad. Aunque puede que estas dos últimas cosas sean un poco más recientes. Para el caso, tenían oro para poder contratar grandes ejércitos, lo que los hizo muy poderosos y codiciados.

Pero mediados del siglo X entró a formar parte del Sacro Imperio Romano Germánico. ¿El motivo? Bueno, era una pieza preciada que estaba rodeado de enemigos. De esta manera entraban a formar parte de un estado más grande y poderoso, por lo que sus fronteras estarían más seguras. La batalla de Lechfeld, en el 955, demostró que habían escogido bien.

Visitas imprescindibles en Praga
Aquí podemos apreciar los números escritos en bohemio, romano y árabe
LA MALÁ CAPITAL DE LOS BOHEMIOS

Bohemia tenía su propio rey a pesar de pertenecer al Sacro Imperio Románico Germánico. Esto tiene que ver mucho con la forma de gobierno de éste, ya que el emperador era elegido por los príncipes electores antes de ir a Roma a ser coronado por el Papa. Esto fue motivo de muchas guerras y batallas, pero lo importante es que Bohemia era, y a la vez no, parte de éste. El sacro emperador les decía que tenían que hacer y si les interesaba lo hacían y si no, pues daban largas… o hacían oídos sordos.

Que Bohemia tuviera rey es importante ya que estos fijaron su residencia en Praga. Y ya se sabe que donde se asentaban las cortes, la economía y la ciencia bullían de una forma diferente. De esta manera el comercio estuvo mucho más desarrollado y con ese dinero se pudieron implementar nuevas artes. Así, en Praga, se inauguraría la universidad más antigua de Centroeuropa, algo que, a la postre, sería primordial.

En 1061, hace ya casi un milenio, Wenceslao I le concedió a Praga el derecho de ciudad, naciendo así la Ciudad Vieja. Con el desarrollo que estaba teniendo no era raro que empezaran a llegar emigrantes de otras partes en busca de fortuna. Por cercanía e interés, la gran mayoría eran del sacro imperio germánico. Tal era la diferencia que los checos sentían con ellos que, en 1257, motivado por los constantes conflictos, fundarían la ciudad pequeña o Malá Strana, que era solo para alemanes. Por desgracia para los checos, eran los germanos los que tenían la pasta.

PARA QUE UN SOLO EDIFICIO SI PUEDES COMPRAR VARIOS

A principios del siglo XIV la ciudad era ya tan grande que necesitaba un órgano que lo rigiera.  De esa manera surge el Consejo Municipal en 1338, que no es más que un precursor del ayuntamiento. Este órgano empezó a reunirse en la Casa de Wolflin von Kamen, una casa gótica construida a finales del siglo XIII.

Con todo, en 1355 sucede algo que cambia el devenir de la ciudad para siempre, Carlos IV de Luxemburgo accede al trono del Sacro Imperio. Una de las primeras cosas que hizo fue cambiar la capital a su lugar de nacimiento. De esa manera, Praga se convertía en la ciudad más importante de todas las regiones germanas. Es por eso que, durante su reinado, pasaron muchas cosas en la ciudad, que fue ganando importancia y poder.

Visitas imprescindibles en Praga
Vista del reloj con las 4 figuras negativas representadas por el vanidoso, avaro, la muerte y el turco

Con el traslado de la capital, muchos los cortesanos también se mudaron a ella y, por ese motivo, Carlos IV crearía una tercera ciudad. A esta la llamaría Ciudad Nueva o Nove Mesto, y la situó al otro lado del rio. Unió ambas orillas a través de un puente que tomaría su nombre y que, ahora, es una de las atracciones más importantes de la ciudad.

Para el año 1364 acabaron de levantar la torre de 70 metros que corona el ayuntamiento viejo. Con este agregado, y a diferencia de la mayoría de los consistorios que son un único edificio, es un conjunto de 5 casas. Así, según iban requiriendo mayor espacio, compraban el bloque colindante. De esa manera el ayuntamiento es un agregado de edificios de estilos muy diferentes que le trasfieren ese aspecto único. 

UN PAPA, DOS PAPAS, TRES PAPAS…

En la historia de la humanidad una de las cosas que más nos ha fascinado ha sido controlar el tiempo. Ha servido para saber cuál era el momento idóneo para las cosechas, para prepararse para la guerra… y en casos más pequeños a religiosos y gobernantes para controlar mejor su día a día. De esa manera empezaron a surgir por todo el continente relojes que, de una forma u otra, lo organizaban.

La leyenda cuenta que la creación del reloj pertenece a Jan Hanus. Pero como todas las leyendas, tiene su parte de mito y su parte de verdad. Pero antes de llegar a él, tenemos que darnos una pequeña vuelta por la universidad de Praga. Así, en el año 1410, un profesor y astrólogo de dicha institución llamado Jan Ondrejuv (o Jan Sindel) ayudó al relojero Mikulas de Kadan a instalar la esfera astronómica. Este era el primer paso del Reloj Astronómico de Praga aunque, como muchos otros del mismo periodo, no eran muy precisos. Aún así, rápidamente ganó fama y fueron muchos los que pasaron por Praga para verlo.

No fue el primero en ser construido, pero si es el más antiguo que sigue en funcionamiento

Pero cuando inauguran el reloj de Praga había una gran tensión religiosa, ya que no había ni un papa ni dos, sino tres. Y todo eso en un momento en que el rey de Bohemia había recortado el poder de los colonos alemanes, los adinerados, en favor de los checos. Vamos, que la cosa, en todos los sentidos, estaba calentita.

UNA GUERRA PROTESTANTE 100 AÑOS ANTES DE LUTERO

Por aquel entonces había un tal Jan Hus que estaba proponiendo ideas muy similares a las de Lutero, pero más de 100 años antes. Algo normal viendo que había 3 papas y que ninguno quería dejarlo. Él proponía una iglesia más pobre, una vuelta a los orígenes, ya que la venta de indulgencias la veía como algo corrupto.  Pues bien, fue condenado a muerte en la hoguera y sus seguidores, llamados husitas, clamaron venganza.

Visitas imprescindibles en Praga
Capilla gótica del ayuntamiento de Praga

En esas guerras lucharon contra los ejércitos papales y también contra el Sacro Imperio. No en vano, tras la muerte de Carlos, el del puente, había que elegir uno nuevo. Pero una parte de los husitas se radicalizó provocando que una mayoría se desligase de esa revuelta. No tardó mucho en quedar en nada, pero durante ese tiempo la ciudad de Praga fue de todo menos segura. Cambió de manos varias veces al ser atacada, sitiada y saqueada por ambos bandos.

Como es normal, durante ese periodo, y recién instalado el reloj astronómico de Praga, no hicieron ninguna reforma en el ayuntamiento. Demasiado fue lograr que continuara con vida tras tantas revueltas. Aún así su fama seguía creciendo y ya eran muchos los que venían expresamente a la ciudad para contemplarlo. Pero era un mecanismo un tanto precario, rudimentario y, por ese motivo, una vez que la ciudad consiguió volver a la normalidad, decidieron mejorarlo. Y no tuvieron que ir muy lejos para encontrar a la persona adecuada.

UNA PECULIAR OFERTA QUE PROVOCA UNA MALDICIÓN

Jan Hanus, ahora si y según la leyenda, era un afamado relojero al que le hicieron el encargo de mejorar el reloj. Pero lo que hizo no fue mejorarlo, fue magia. Fue gracias a él por el que conocemos el reloj astronómico de Praga tal y como es. Fue él el que le añadió la otra esfera, los mecanismos y figuras por lo que es famoso. Simplemente una genialidad. Y solo era el año 1490.

Si antes la gente ya venía en grandes cantidades para contemplarlo, lo de ahora ya era de estrella de rock. Los comerciantes desviaban sus rutas comerciales a propósito para verlo y, la gente de la ciudad, se apelotonaba ante él cada vez que iba a dar la hora. Como los turistas hoy en día, vamos. Eran muchos y de muy lejos los que habían visto o conocían el reloj de Praga. Por eso, no tardó mucho en tener pretendientes que querían algo similar, entre ellos el consejo de la ciudad. Éstos le preguntaron si podría crear un reloj igual y, por supuesto, respondió que si. Esperaba una gran oferta, con muchos ceros, y lo que consiguió fue que lo dejaran ciego. No querían que nadie más tuviera una joya similar. Vivió ciego el resto de sus días.

Sabiendo que le llegaba la hora, Jan Hanus pidió ayuda para tocar una última vez su creación. Una vez la tuvo delante, la tocó, suspiró e introdujo su brazo en el mecanismo. Murió desangrado mientras provocaba que el reloj dejase de funcionar. Para unos fue solo ira, para otros una maldición. Desde ese momento, cada vez que se detenía el reloj, pasaba algo grave en la ciudad… o eso dicen.

Visitas imprescindibles en Praga
Vista de la esfera superior en detalle
UN BALCONING MEDIEVAL QUE ACABÓ EN GUERRA MUNDIAL

El funcionamiento del reloj es espectacular y, en este video, os lo describen de una forma mucho más visual. Solo hay que indicar que muestra la hora de 5 formas diferentes. Señala la hora de Praga y de Bohemia, el tiempo entre el amanecer y el atardecer, el anillo zodiacal que se encarga de indicar la localización del sol en la eclíptica y, finalmente, las fases de la luna.Si esto ya nos parece increíble hoy en día imaginaros en el siglo XVI.

Fuera verdad o no lo de Hanus, lo cierto es que en poco más de medio siglo el reloj astronómico de Praga empezó a ser inestable. Fue por esa razón por la que tuvieron que hacer unas obras de mantenimiento bastante considerables. Jan Taborsky fue el elegido para tamaña tarea. Y no solo realizó el cometido por el que fue contratado, sino que lo mejoró.

Pero los problemas religiosos seguían latentes hasta que, a mediados del siglo XVII, todo saltó por los aires. Fernando de Habsburgo, un ferviente católico, logró la corona de Bohemia, un territorio predominantemente protestante. Pero antes de llegar allí mandó a varios emisarios que fueron recibidos con el balconing del Medievo, fueron arrojados por la ventana. Esto provocó un efecto dominó que acabó, de facto, en guerra mundial. Todas las potencias europeas acabaron enfrentadas entre si tanto en el viejo continente como en sus colonias, sobre todo las americanas.

UNA GRAN RECONSTRUCCIÓN ANTES DE LA CHATARRA

Fernando de Habsburgo ganó la guerra y como avisó mandó colgar a muchos de los instigadores enfrente del ayuntamiento. Hoy puedes ver una conmemoración de tal evento en las 27 cruces blancas que hay en las baldosas de la plaza. Además, trasladó la capital a Viena y mucho del poder político y económico se desplazó con él. Máxime cuando las minas de oro que habían impulsado la región mostraban claros signos de agotamiento.

Pero aún dio tiempo a una nueva restauración. Los relojeros encargados del mantenimiento no hacían más que asegurarse que los engranajes funcionaran. Pero, a comienzos del siglo XVII, Kristof Svarcpach reconstruyó el sistema. En ella le agregó las cuatro figuras móviles alrededor de las esferas y el Paseo de los Apóstoles, que hace su aparición con las campanadas.

Visitas imprescindibles en Praga
Aquí podemos ver la esfera inferior y las 4 figuras positivas

Estas cuatro figuras que incorporaron eran las amenazas, en contraposición a las figuras positivas que hay abajo. Estas fueron la vanidad (con un espejo), la codicia (con la bolsa del dinero), la muerte (con el reloj de arena y una cuerda) y el “turco” (con un instrumento musical). Todas ellas niegan con la cabeza, salvo la muerte, mostrando que ella siempre tiene la última palabra.

Tras eso, la ciudad empezó a pasar una especie de bache que lo sufrieron todos los estratos de la sociedad. Estaban en una zona geoestratégica muy importante y muchos de los conflictos en Europa acabaron afectándole de forma directa o indirecta. El reloj de Praga también lo sufrió en sus carnes, pues llegó a pararse varias veces y pensaron, incluso, en venderlo como chatarra.

UN ARDIENTE PASEO

El primer ángel salvador fue un relojero que, para evitar que fuera vendido como chatarra, trató de reconstruirlo. Lo logró de forma parcial, ya que consiguió que el reloj, a duras penas, funcionara. Pero como las desgracias nunca vienen solas, en 1861 un incendio provocó que se parara de nuevo. Pero no solo eso, ya que el Paseo de los Apóstoles fue también destruido. Bueno, el paseo y la mayor parte del reloj. Milagroso fue que los bombardeos de 1848 de la Primavera de los pueblos no destruyera el reloj.

Pero a mediados del siglo XIX no hubo un solo ángel de la guarda que ayudara en su reconstrucción. Fueron muchos, ya que una colecta entre los ciudadanos de la ciudad reunió los fondos suficientes para reconstruirlo completamente. Para entonces, Praga era un hervidero de comerciantes y nobles que habían llegado y revitalizado completamente la vida en la ciudad. Con ellos hubo un nuevo boom constructor y el skyline de la ciudad cambió completamente. Un ejemplo es la torre donde se alza, que también tuvo que ser reconstruido.

El fuego había estropeado muchas partes del reloj astronómico de Praga, por lo que tuvieron que reformarlo casi por completo. Entre ellas las figuras del Paseo de los Apóstoles, que fueron sustituidas por unas nuevas. Éstas, curiosamente, no tienen ojos, y se hicieron así en honor a Hanus, para que acabase con su maldición. Pero no fue la única parte que se cambió, ya que el reloj calendario también tuvo que ser reemplazado. Esta nueva esfera fue realizada por el conocido pintor checo Josef Manes, y constituye su obra culminante.

Visitas imprescindibles en Praga
Vista interior del Paseo de los Apóstoles. Ayuntamiento de Praga
DOS CORAZONES QUE SE PARAN A LA VEZ

Pero, ¿qué pasa con la maldición del reloj? Pues bueno, no hay mucha información del pasado para corroborar datos. Pero en periodos más recientes el reloj ha dejado de funcionar en dos ocasiones. La menos grave de las dos ocurrió hace no mucho. Fue en 2002 cuando el reloj se detuvo antes de una enorme riada que destruyó parte de la ciudad. La más grave, durante la segunda guerra mundial.

Durante ese tiempo sufrieron la ocupación alemana el reloj también estuvo detenido, pero no fue lo único. Durante la firma de la capitulación del ejército checo antes las tropas de Hitler, el presidente checoslovaco sufrió un ataque al corazón. Curioso el ver como los dos corazones más importantes del país se detenían casi a la vez.

Pero tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y la posterior reconstrucción de edificio, el reloj astronómico de Praga, fue incluido como Patrimonio de la Humanidad. Lo hizo en 1992 al estar incluido dentro del centro histórico de Praga. Y, al igual que el gallo que hay encima del Paseo de los Apóstoles, cuando lo ves por primera vez, niegas tres veces con la cabeza. No, no puede ser que algo tan perfecto tenga más de 6 siglos de historia.

¿Te ha gustado la historia del Reloj Astronómico de Praga?

By Alberto Romay, 03/06/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos
Instatravel
Instagram API currently not available.
Categorías
Somos Worldkers
Somos Worldkers
Somos PaperBlog
Instagram API currently not available.