Back to home
in Asia, India

El Taj Mahal, una perfección rota entre el amor y el odio

  • 26/04/2020
  • By Alberto Romay
  • 1 Comments
El Taj Mahal, una perfección rota entre el amor y el odio

El Taj Mahal es conocido por ser uno de los símbolos de amor. Fue construido por un emperador de la India para su fallecida esposa. A pesar de haber tenido más mujeres, esta fue sin duda su favorita. Ahora, casi 500 años después, podemos contemplar esta maravilla. Es, sin duda, la máxima expresión del arte mogol.

EL HEREDERO MOGOL DEL IMPERIO MONGOL

El Imperio Mongol tuvo dos grandes conquistadores, el gran Gengis Khan y Tamerlán. El primero de ellos asoló toda Asia Central y cruzó medio mundo hasta quedarse a las puertas de Europa. Bajo su reinado gobernó sobre más del 20% de la superficie terrestre.  El segundo, un siglo más tarde, logró gobernar sobre un vasto territorio. Aún así era menos de la mitad del anterior. Curiosamente ni uno ni otro lograron llegar hasta Agra, donde está el Taj Mahal.

El imperio creado por Tamerlán se diluyó tras su muerte. Era un magnífico gestor y conquistador, pero no sabía delegar. Estaba temeroso de que, si dejaba en manos de otro parte de su poder, éste podría convertirse en un potencial enemigo. De esa manera, tras su muerte, fueron muchos los herederos que mataron y murieron por quedarse con su legado. Y ninguno lo consiguió.

Poco más de un siglo después de su muerte, uno de sus bisnietos crearía el Imperio Mogol. Aunque muy parecidos en nombre, los dos imperios, el Mogol y el Mongol, son muy distintos. El primero, en el momento de su máximo esplendor gobernaría sobre la India, Pakistán y parte de Afganistán. El segundo, salvo la India, tenía bajo su dominio casi todo el resto de Asia.

Visitas Imprescindibles en la India
Imagen característica del Taj Mahal
DE UNA HUIDA NACE UN IMPERIO

El bisnieto de Tamerlán, llamado Babur, tuvo que huir de la región de Samarcanda (Uzbekistán) perseguido por los uzbecos. Tomó el camino del sur, camino del mar Índico y cruzó la cordillera del Hindu Kush. Era el camino menos peligroso para escapar. Al norte, los rusos; al este, un desierto inabarcable y, al oeste, el Imperio Safárida y más allá, el otomano. Era el camino más fácil. Bueno, que en esa zona tuviera posesiones también ayudaba.

En ese territorio al sur había una gran variedad de pueblos. No eran muy grandes en extensión y estaban enemistados entre ellos. Cosa que aprovechó Babur. Y a lo grande. Era bueno en eso. No en vano, con solo 14 años, mandó atacar Samarcanda, la cual conquistó. Pero el botín fue escaso y, la experiencia de gobierno, nula. A los 3 meses se había sublevado la mayoría del ejército.

Viendo que conquistar las tierras del norte era imposible, puso sus ojos en las del sur. Tras pequeñas incursiones, los señores de la zona le vieron como un mal menor y le pidieron ayuda. Querían deshacerse de su sultán. Oliendo sangre, allí se presentó. Luchó contra un ejército mucho más numeroso y con gran cantidad de elefantes de guerra. Pero él tenía cañones. En total, no venció una, sino dos veces. De esa manera nacía el Imperio Mogol.

Visitas Imprescindibles en la India
Cada tonalidad del sol le da un aspecto diferente
UNA BODA QUE TARDÓ 6 AÑOS EN CELEBRARSE

Sus herederos siguieron sus mismos pasos y poco a poco fueron expandiendo el territorio. Conforme ganaban más extensión, su fortaleza política aumentaba. De esa manera, la actividad económica aumentó y la vida de sus súbditos, aunque poco, también. Pero conforme el imperio se agigantaba, era necesaria más burocracia para controlarlo todo. Y a mayor burocracia, mayor corrupción.

Cuando el tataranieto de Babur llegó al trono, se encontró con un imperio con grandes gastos, pero también con grandes ingresos. E incluso puede que, Khurram , como así se llamaba, fuera el hombre más rico del mundo en ese momento. Sobre todo por la cantidad de diamantes y piedras preciosas que poseía.

Khurram fue prometido a la edad de 16 años con una noble persa. Esta era la sobrina de la esposa favorita de su padre. De esa manera esperaba que Khurram le fuera leal. Pero la relación entre padre e hijo nunca fue la mejor. Sobre todo cuando el padre cayó en las garras de las drogas y el alcohol. Pero ese matrimonio tuvo que esperar casi 6 años para consumarse. Para entonces Khurram ya era todo un hombre.

Le habían enviado a sofocar ciertas rebeliones y a aplacar las ansias imperialistas de varios vecinos. En esas campañas ganó varias cosas. Por un lado una gran experiencia política y bélica. Esa experiencia le sería muy útil el resto de su vida. Con él en el trono, el imperio funcionaría como una máquina bien engrasada. Lo otro que consiguió fueron varias esposas.

Visitas Imprescindibles en la India
Vista del edificio desde la base, enfrente al jardín
LA ELEGIDA DE PALACIO DEL REY DEL MUNDO

Pero lo que no se esperaba Khurram era lo que vendría después. Tras tantos años fuera luchando por su imperio, volvía a casa. Y lo hacía para casarse con aquella niña de apenas 14 años con la que había sido prometido. Pero la niña había crecido y ahora era una mujer recién iniciada la veintena.

Tantas batallas, tantos matrimonios, tantas luchas, tantas muertes… nada de eso le había preparado para esto. Allí estaba la mujer más bella que había conocido nunca. Una mujer de buen corazón, tierna, humilde, que estaba más interesada por hacer la vida mejor a los más necesitados, que por la política. A pesar de sus demás esposas, Mumtaz Mahal, como llegó a ser conocida, se convirtió inmediatamente en su favorita.

Mumtaz Mahal, que se traduciría como “la Elegida de palacio”, le acompañaba a todas las campañas. No quería que se separara de él. Estaba a su lado cuando ganó el título de Sha Jahan, el “Rey del mundo”, nombre con el que ha pasado a la historia. Estaba a su lado cuando dominó a las tribus rivales. Estaba a su lado cuando sofocó las rebeliones internas. Y estaba a su lado cuando, dando a luz a su 14º hijo, moría en el parto.

Visitas Imprescindibles en la India
De cerca se pueden observar mucho mejor los detalles y la caligrafía del corán
UNA TUMBA QUE NO SERÍA OTRA CUALQUIERA

Fue un golpe muy duro para Sha Jahan. A pesar de tener otras muchas esposas, ninguna logró llenar nunca el gran vacío que dejó ella. Para él la vida debía de continuar. Pero el recuerdo de ella, también. No tardó mucho en darle forma a una idea. Para ello necesitaba a los mejores arquitectos del mundo. Y los hizo llamar. El Taj Mahal no sería un monumento más.

Llegaron arquitectos de la generación de Sedefkar Mehmet Aga, calígrafos persas, mamposteros otomanos, artesanos hindúes… Tenían una misión, levantar el monumento funerario más bello jamás creado.

Todo tenía que ser perfecto. Para ello incluso incluyó un jardín diseñado por la propia Mumtaz. Sería un tributo. Su tributo. Pero dentro del diseño él debería de aportar su toque. Todo debería estar a su gusto. Y todo debería ser simétrico, perfecto. Incluso los materiales. Nada se podía dejar nada al azar.

El fino mármol blanco de las paredes se trajo de las canteras de Jodhpur. El jade y el cristal de China. Las turquesas y el cuarzo del Himalaya, el lapislázuli de Afganistán y el crisoberilio de Egipto. Pero también otros materiales como ágata de Yemen, zafiros de Sri Lanka, amatistas de Persia, coral de Arabia, malaquita de Rusia, diamantes de Golconda, ámbar del océano Índico… El precio era lo de menos. Podía pagarlo. El Taj Mahal empezó a construirse en 1631. El mismo año que ella murió.

Visitas Imprescindibles en la India
Puerta lateral de entrada al mausoleo
A CÚPULA POR AÑO

La leyenda cuenta que fue el propio Sha Jahan el que diseñó el edificio. Sea cierto o no, lo que sí se sabe es que tardó 12 años en acabarse el edificio principal. El resto de los elementos, como los jardines y el patio interior, necesitaron 10 más. El diseño es simétrico y, las decoraciones, únicas. Y justo en medio de todo eso, la tumba de su querida Mumtaz.

En total se gastó una fortuna para levantar el Taj Mahal, unos 50 millones de rupias. Casi tanto como el precio de Coliseo de Roma. No en vano tuvo que transportar los mejores materiales de todas las puntas de mundo. Además tuvo que pagar a las más de 20.000 personas que fueron necesarias, sin incluir los 1.000 elefantes que utilizó.

Pero lo primero era excavar los cimientos. Para ello necesitaron rellenar más de 12.000 m² con escombros para reducir las filtraciones del río. De esta manera lograron levantar una superficie a 15 metros sobre el nivel de las aguas. Esta solución fue común en la época, ya que también fue usado en lugares como Angkor Wat. Pero que ahora están dando problemas ya que el menor caudal del río está provocando pequeñas grietas en el edificio.

Tras la base, levantaron el edificio principal y los cuatro minaretes. Tras ellos llegaría lo demás, la mezquita, el jawab, y el fuerte de acceso. En total, si te fijas bien, verás 22 cúpulas de diferente tamaño. Una por cada año de construcción. Eso si, los tradicionales andamiajes de bambú de la época fueron sustituidos por otros de ladrillo. Montarlos y desmontarlos fue lo que más tiempo llevó.

Visitas Imprescindibles en la India
En total hay 22 cúpulas, una por cada año de construcción
UNA LUCHA ENTRE EL AMOR Y EL ODIO

El conjunto entero del Taj Mahal ocupa 17 hectáreas, más de 3 veces el tamaño de la Gran Pirámide de Giza. Está dividido en varias partes. La primera es el fuerte de entrada. Tras él se sitúan los jardines, justo antes de llegar al mausoleo, el edificio principal. La mezquita musulmana se encuentra detrás, flanqueando el mausoleo, justo enfrente del jabaz, dos edificios gemelos. Finalmente, cruzando el río, se encuentra el Jardín Luz de Luna. Todos los edificios están levantados respetando una rigurosa simetría. El resultado, único.

Sha Jahan quiso asegurarse de que nunca más pudieran levantar una obra de arte similar. Por eso cortó las manos a los arquitectos que llevaron a cabo la obra. Y, para asegurarse, también los dejó ciegos. Quería que el lugar de reposo eterno de su amada fuera único e irrepetible.

Desde ese momento empezó a ver la vida de otro modo. No dejó de batallar a lo largo y ancho de sus fronteras, pero pocas veces con buenos resultados. Finalmente, en 1658, cayó enfermo. La batalla por la sucesión la ganó el hijo… que más le odiaba. Éste lo recluyó durante 10 años en un castillo situado enfrente del Taj Mahal. Fue lo último que vio antes de morir. Por fin se volvería a reunir con su amada Mumtaz.

Su hijo lo enterró junto a ella. Sabía que era lo que deseaba. Pero lo hizo a su manera. Puso su tumba al lado de la de su madre. Pero lo hizo rompiendo la simetría. Lo único que la rompe. Una pequeña venganza por todo lo que él decía que le había hecho sufrir. Una lucha entre el amor y el odio.

Visitas Imprescindibles en la India
Los dos edificios gemelos que acompañan al mausoleo, la mezquita y el jabaz
UNAS ENORMES PUERTAS DE PLATA ORIGINALES

Pero tras la muerte de Sha Jahan, el imperio que había logrado mantener, empezó a derrumbarse. Demasiados enemigos, demasiada burocracia y un armamento cada vez más anticuado. Su hijo logró mantenerlo a base de guerras. Pero a partir de su nieto todo saltó por los aires. 200 años después el imperio había desaparecido tras ser una sombra de lo que fue.

El Taj Mahal, en gran medida, fue respetado hasta que cayó el último emperador mogol. Tal vez hicieron algún cambio en los jardines, pero el edificio fue mantenido tal cual. Sobre todo porque no hay restos de cambios o mejoras. Y esto es así porque, para los musulmanes, era una representación del cielo. Un edificio sagrado.

Pero con la llegada de los británicos la cosa cambió. Ya llevaban más de 100 años en la India antes de la caída del Imperio Mogol. Ésta se produjo tras una rebelión de las tropas hindúes. Uno de los primeros sitios que conquistaron estas tropas rebeldes fue Agra. Y el Taj Mahal sufrió por ello. Tal vez fuera en ese momento cuando perdió muchas de las joyas que decoraban el edificio. Entre ellas las enormes puertas de plata originales.

Visitas Imprescindibles en la India
Las vistas desde la mezquita son únicas
UN JARDÍN FRANCÉS POCO “ORIGINAL”

Los gobernadores ingleses pusieron los ojos sobre el Taj Mahal una vez la zona estuvo pacificada. Sobre todo por la escasa presencia musulmana que quedaba en la zona. Una de las ideas que tuvieron fue desmontar el edificio, más bien volarlo, para vender el mármol. Aunque nunca fue confirmado, la escasa rentabilidad económica que les brindaría hubiera provocado que cancelaran esa idea.

Lo que si hicieron fue una reforma. Esta fue realizada por lord George Curzon, virrey de la India. El edificio, sobre todo tras la rebelión de las tropas hindúes, había quedado en mal estado. Requería una reforma de urgencia si querían evitar que se derrumbara. Pero aprovechando que tenían que hacer obras, modificaron parte del trazado.

Los jardines fue la parte más retocada, ya que mantuvieron casi intacto el trazado del mausoleo. Cambiaron completamente la estructura de los jardines, adaptándolo a un gusto mucho más europeo. El resultado, un jardín francés en lo más profundo de la India. Para lograrlo, quitaron todos los árboles frutales que había, cambiaron las flores y muchas de las plantas fueron sustituidas. A pesar de estos cambios, cuando la India logró la independencia, no reconstruyeron el jardín original. Mantuvieron el jardín que hoy en día conocemos.

Visitas Imprescindibles en la India
Durante las guerras, el edificio se cubría con andamios para no ser objetivo de los aviones
UNA LÁGRIMA EN LA MEJILLA DEL TIEMPO

Con el edificio en perfecto estado, el Taj Mahal se convirtió en el símbolo de la India. Y como símbolo, era uno de los lugares subrayados por las potencias enemigas. De esa manera, durante la Segunda Guerra Mundial, y durante la guerra indio-pakistaní del 71, fue cubierta por andamios. Así ocultaban el edificio y lo hacían menos visible a las fuerzas aéreas enemigas.

Hoy en día los peligros de este monumento son muy diferentes. Por un lado está la contaminación. No solo acarrea que se oscurezca el mármol, sino que la lluvia ácida provoca la corrosión de los cimientos. Por otro lado está el turismo masivo. Como en muchos otros lugares, la masificación provoca defectos en la estructura, sin hablar de la suciedad que dejan los turistas a su paso.

A pesar de eso, en el año 1983 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y ya en el año 2007 nombrada una de las 7 maravillas de la actualidad. Cosa que no extraña porque, como diría el gran Rabindranath Tagore

El Taj Mahal es una lágrima en la mejilla del tiempo

Y a ti, ¿qué te parece la historia de esta maravilla?

By Alberto Romay, 26/04/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre
  • 1

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

1 Comment
    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Síguenos
    Instatravel
    Instagram API currently not available.
    Categorías
    Somos Worldkers
    Somos Worldkers
    Somos PaperBlog
    Instagram API currently not available.