Back to home
in España, Europa

La Alhambra, el sueño de ser el palacio más bello del mundo

  • 08/03/2020
  • By Alberto Romay
  • 3 Comments
La Alhambra, el sueño de ser el palacio más bello del mundo

La historia de la Alhambra ha dado muchos vuelcos a lo largo del tiempo. Pasó de ser una mera estructura defensiva a convertirse en los fastuosos palacios de los sultanes de Granada. Entre sus paredes han pasado millones de historias, leyendas y misterios que todavía flotan por el ambiente. Tras la caída de los nazaríes, y un breve paso de los cristianos, el edificio queda sumido en una profunda depresión.

Pasaron muchos años hasta que la Alhambra volvió a estar en boca de todos. Durante esos tiempos oscuros fueron muchos los vividores y gente de mala vida que habitaron y destrozaron parte de sus decoraciones. La cosa no mejoró con la llegada de las tropas napoleónicas. Pero, a finales del siglo XIX ya eran muchas las voces que pidieron el reconocimiento que este edifico merecía. Hasta 1984 no fue declarado Patrimonio de la Humanidad cuando ya habían sido millones los turistas que se habían enamorado de este lugar.

DE CÓMO JULIO CESAR PUSO EL “MUNICIPIO” Y LOS ROMANOS LAS BASES

La historia de la Alhambra comienza mucho antes de la llegada de los musulmanes a España, aunque de una forma totalmente distinta a como la conocemos ahora. Fue el mismo Julio Cesar el que dió a Granada el título de municipio gracias a la ayuda que le había prestado contra Pompeyo. Esta ciudad era un enclave importante romano, aunque su influencia era algo menor que otros municipios ibéricos como Sevilla, Tarragona o Mérida.

Se sabe que durante ese periodo, en la Sabika, la montaña donde se asienta la Alhambra, había edificaciones. Puede que un edificio que hiciese las funciones de capitolio, puede que edificios dedicados a juegos y espectáculos o, lo más plausible, es que hubiese edificios militares debido a su situación estratégica y su facilidad para ser defendida. Así, para el siglo VII, hay escritos que confirman que aquí había emplazamientos militares.

Los pueblos visigodos llegaron a la península Ibérica y expulsaron a los romanos. Pero su estancia no duró mucho. En poco menos de 300 años, tras una gran pérdida de población y en pleno conflicto interno, los musulmanes los desplazan. En 10 años pierden casi toda la península y, cinco más tarde, los árabes ya la tenían casi toda pacificada.

Pero no todo era perfecto, pues los musulmanes también tenían sus divisiones. Estas llegaron a tal punto que, Al Ándalus, como ellos la conocían, acabó despedazada en pequeños reinos tras una guerra civil. Los cristianos, que conocían la situación, la aprovecharon para ir recuperando poco a poco el territorio perdido.

Arcos a la entrada del Patio de los Leones. en la Alhambra de Granada
Arcos a la entrada del Patio de los Leones. Alhambra de Granada
DEMASIADOS ENEMIGOS ESPERANDO A LAS PUERTAS

El territorio que controlaban los musulmanes se había reducido bastante y dividido en pequeños feudos. Mientras, los cristianos no dejaban de presionar en las fronteras pero, aún así, Granada floreció. Desde aquí se controlaban las transacciones con los reinos cristianos, con el Magreb y con la flota genovesa, haciéndola un importante puesto comercial.

En este territorio, llamado Taifa de Granada, un visir, que es una mezcla entre consejero y ministro, reconstruyó las abandonadas edificaciones romanas que había en la colina de la Sabika e instaló allí su palacio. Además, ante los continuos conflictos contra sus correligionarios y contra los infieles, reconstruyen y mejoran la Alcazaba, un recinto amurallado que servía como defensa.

Ésta era todavía era un pequeño recinto rodeado de murallas, pero sentó las bases de la que sería la zona más antigua que aún se conserva. Desde ese momento, esta parte del edificio fue mejorada con el tiempo, ya que eran demasiados los enemigos que esperaban a las puertas de Granada. Y así, llegamos al 1238, cuando se crea Reino nazarí de Granada, el periodo más importante del desarrollo de la Alhambra tal y como la conocemos hoy en día.

ista de la Torre de Comares y el Peinador de la Reina al fondo en la Alhambra de Granada
Vista de la Torre de Comares y el Peinador de la Reina al fondo. Enrique López Garre
DOBLE AL ROJO

Fue ese año cuando Muhammad ibn Nasr, conocido como Muhámmad I, entra en Granada. Pero antes de llegar, primero se alzó contra su señor por perder contra los cristianos, luego le tuvo que pagar vasallaje cuando éste consiguió una nueva tierra y, finalmente, hizo un pacto con los propios cristianos contra los demás reinos taifas. No es de extrañar, por lo tanto, que lo primero que hiciera nada más llegar a Granada fuera mejorar las defensas.

Con estas reformas puso los cimientos de la Alhambra nueva. Construyó la torre del Homenaje y también la de la Vela, en donde se instaló una campana. Ésta no solo servía para avisar de los peligros a la ciudad, sino que también se utilizaba para avisar a los agricultores que podían regar sus campos. Hoy en día la campana cumple una función mucho más amable, ya que si una soltera la toca antes del 2 de enero, se casará ese año.

Pero, además, inició la construcción de la zona palaciega, ya que él vivía en un palacio cercano,  y cuya edificación tomó su lema personal:

Wa lâ Ghâlib illâ Allâh (No hay otro vencedor que Alá)

Este lema puede verse por todos los palacios nazaríes de Granada, incluida la Alhambra y fue la frase que pronunció el día que entró en la ciudad. Curiosamente, el apodo de Muhammad era Ibn al-Ahmar (Alhamar), que significa el Rojo, por la coloración roja de su barba, mientras que la Alhambra, por su parte, tiene por nombre al-Qal’a al-hamra, que se traduciría por Castillo Rojo. Un color que uniría por siempre a los dos.

Patio de los Leones en la Alhambra de Granada
Patio de los Leones. Maatkaré
UNA ZONA PALACIEGA, UNA IGLESIA Y UNAS RUINAS

A Muhámmad I le sucedió su hijo en el trono y, al igual que él, continuó haciendo y deshaciendo alianzas como mejor le convenía. Sus fronteras crecían y decrecían continuamente hasta tal punto que, incluso durante dos años, la ciudad de Granada fue asediada. Por eso continuó con los trabajos de mejora de las fortificaciones de la Alhambra.

Durante este periodo es cuando se acaba de construir una parte de la zona palaciega. Es en ese momento cuando el rey abandona la Torre del Homenaje, en la Alcazaba, para mudarse aquí. A partir de entonces, se queda definitivamente como una zona puramente defensiva.

De este periodo poco ha sobrevivido, pues lo único que queda en pie es la cabecera de la iglesia del convento de San Francisco y, del Palacio de los Abencerrajes, las ruinas. Al primero se le llama así porque fueron los franciscanos los que se instalaron en él y lo modificaron, pero no se sabe muy bien que funciones tenía anteriormente. El Palacio de los Abencerrajes fue destruidos por las tropas Napoleónicas en el s. XIX, pero se ha quedado como la mayor zona arqueológica de toda la Alhambra.

Techo en la sala de los Abencerrajes en la Alhambra de Granada
Techo en la sala de los Abencerrajes. Alhambra de Granada
UNA PUERTA DE UN COLOR ROJO COLOR VINO

El reinado del tercer Muhámmad consecutivo fue corto, pues solo duró de 1302 a 1309. Fue depuesto por su hermano, tras sus malas políticas y considerarlo un cobarde. Pero en ese periodo le dio tiempo a construir dos edificios importantes, la Puerta del Vino y la Mezquita Real de la Alhambra. Ambos se hallaban muy cerca, pues la puerta se encuentra enfrente del Palacio de Carlos V mientras que, la mezquita, estuvo construida detrás.

La Puerta del Vino no se sabe quién empezó a edificarla, pero sí que se acabó durante este periodo. Su nombre se puede deber a dos factores. Por un lado, ya desde el siglo XVI, los vecinos de la Alhambra depositaban en esta puerta el vino que consumían que, por suerte para ellos, estaba exento de impuestos. De ahí, por asociación, la puerta acabó tomando el mismo nombre. Por otro, quizás más lógica, no sería más que un pequeño error de traducción. El nombre original se cree que era Bib al-hamra’, que se traduciría por Puerta Roja o Puerta de la Alhambra, lo que mostraría como esta puerta era una de las entradas al recinto, que se confundiría con Bib al-jamra o Puerta del Vino.

Por su parte, la Mezquita Real de la Alhambra, a pesar de su rica y cuidada decoración, fue derruida en el siglo XVI debido a su mal estado. En su lugar, se construyó la iglesia de Santa María de la Alhambra. A pesar de eso, cuando llegaron los españoles, la vieron tan fascinante que incluso la nombraron Catedral de Granada durante un tiempo.

Puerta del Vino en la Alhambra de Granada
Puerta del Vino. Alhambra de Granada
LA ESTRUCTURA ACTUAL SE FORJA EL DÍA DEL AMOR

El sucesor de Muhámmad III también duró poco, pero nos legó la Torre de Abu l-Hayyay, conocida como el Peinador de la Reina, ya que fueron los aposentos de la Emperatriz Isabel, esposa de Carlos V, cuando ambos estuvieron en la Alhambra.

Uno de los mayores puntos de inflexión de la historia de la Alhambra llego un 14 de Febrero de 1314. En ese día las tropas de Ismail I llegan al Albaycín para cesar de sus funciones al regente nazarí. Estuvo 11 años en el poder y, con él, la estructura del edificio cambió totalmente. Sentó las bases de los actuales palacios nazaríes como el Palacio de Mexuar, el de Comares y el de los Leones. Además, construyó un palacio de verano llamada Dar al-mamlaka al Saida o Feliz Casa del Reino. Años más tarde ese nombre cayó en desuso para adoptar el nombre por el que lo conocemos ahora: Generalife.

Aunque muchas de los edificios creados por Ismail fueron modificados a lo largo de los años por sus herederos y por los cristianos, el sentó la estructura actual de la Alhambra. Además tenía pasión por los jardines, aunque muchos de ellos fueron destruidos para levantar nuevas estructuras. Incluso el Generalife fue muy retocado.

Pero estos años de paz se quebraron y, por culpa de un botín en forma de mujer, Ismail acabó muerto. Este se la robó al hijo de un gobernador importante que no se lo tomó del todo bien. Mandó que lo apuñalaran, muriendo por las heridas que esto le causó.

Detalle del Generalife en la Alhambra de Granada
Detalle del Generalife. Alhambra de Granada
LOS AÑOS DE PAZ Y DE MEJORA

El hijo de Ismail llegó al trono con 10 años y murió con 22. Los primeros años no tenía ni voz ni voto y, cuando lo tuvo, lo asesinaron. Le sucedió su hermano pequeño Yusuf I, que se encontró un reino algo más estable ya que, los cristianos y los árabes del norte de África, se desangraban por la ciudad de Algeciras. Él lo aprovechó para embellecer la Alhambra.

Durante este periodo se construyó la Torre del Cadí, la de la Cautiva, la Quebrada, la Puerta de la Justicia y la de la Alberca… y el que, tal vez, sea el palacio más importante de la Alhambra, el Palacio de Comares.

Éste era la residencia oficial del monarca y, Yusuf I, quiso que estuviera decorada de manera exquisita. Lo hizo para poder impresionar a todo aquel privilegiado que pudiese verla. De la misma manera que decoró el Salón de Embajadores, el que fue el centro simbólico del poder granadino. Esta es la sala más majestuosa de palacio, ya que era donde se encontraba el trono y se realizaban las recepciones oficiales. Estas las ofreció durante 21 años antes de morir, como los anteriores, asesinado.

Durante su reinado, la Alhambra se expandió y mejoró de forma considerable. Aportó muchos nuevos edificios y, algunos de los anteriores, los reformó para embellecerlos. Incluso parecía que la sucesión sería tranquila, pues su hijo Muhámmad V llegaba al trono.

Palacio del Partal en la Alhambra de Granada
Palacio del Partal. Oficina de Turismo de España
EL SUEÑO DE HACER EL PALACIO MÁS BELLO DEL MUNDO

Muhámmad V fue sultán granadino, destronado, exiliado, sobrevivió a dos regentes nazaries y regreso para volver a ser sultán. Y todo antes de cumplir los 25 años. Cuando volvió por segunda vez a la Alhambra, solo tenía un sueño, hacerla el palacio más hermoso del mundo. Y a ello se dedicó toda su vida. Para ello se rodeó de los mejores alarifes, artesanos y poetas de su tiempo.

La mayor parte del monumental edificio de estilo musulmán que conocemos hoy en día procede de esta época. Para ello no escatimó en gastos, enfrentándose a su visir, el encargado de conseguir el dinero para tal propósito. Reformó dos de los grandes palacios como son el de Comares y el Mexuar y añadió dos de los patios más hermosos que tiene la Alhambra, el Patio de los Arrayanes y el Patio de los Leones.

En este último patio, que en un principio se cree que pudo estar ornamentado con flores y naranjos, está la famosa fuente de los leones. Esta fue sacada del palacio de un judío y representa las 12 tribus de Israel. Es por eso que cada uno de los leones tiene características únicas y diferentes.

Pero sus reformas y su gasto de dinero continuó incesante y, después de alterar casi por completo el trazado del recinto amurallado, puso sus ojos en el Generalife, pues quería un espacio para poderlo disfrutar en soledad. Lo modificó tanto que, de los espacios originales no dejó casi nada.

Las reformas y modificaciones de Muhámmad V continuaron hasta su muerte que, para llevar la contraria a la tradición, fue por causas naturales. A partir de ese momento los cambios que aquí se realizaron fueron escasos hasta la llegada de los cristianos.

Detalle de los arcos a la entrada del Patio de los Leones en la Alhambra de Granada
Detalle de los arcos a la entrada del Patio de los Leones. Wilfried Santer
CONSPIRACIÓN, SANGRE Y UN MAUSOLEO DE 3500 METROS DE ALTURA

A partir de ese momento, las disputas internas por el trono de Granada se hicieron incesantes. Fueron muchas las conspiraciones, cambios en el poder, asesinatos, muertes… De este periodo no hay muchos cambios en la Alhambra. Los regentes de Granada estaban más pendientes de sobrevivir un día más que de mejorar algo ya, de por si, perfecto.

Pero no solo era la familia del sultán el que luchaba por el poder, sino también las familias más poderosas de Granada. Entre ellas destacó la de los Abencerrajes. Estos conspiraron varias veces contra el sultán. Su influencia era muy grande, hasta tal punto, que uno de los regentes nazarí iba a dejar el poder en sus manos. Éste llamó a los principales miembros del clan para abdicar enfrente de ellos. Uno por uno entraron en una sala y les fueron cortando la cabeza. Desde ese momento, el lugar tomó el nombre de Sala de los Abencerrajes.

Uno de los principales instigadores de ese acto fue Muley Hacén, cuya vida pareció quedar maldita. Se enamoró de una cristiana lo que provocó que se enfrentara a su mujer e hijo. Este lo destronó provocando una guerra civil. De su lado estuvo su hermano que, llegado el momento también trató de arrebatarle el poder. Además, la joven cristiana de la que se enamoró renegó de la fe musulmana que había adquirido por él y volvió a Castilla. Él pidió ser enterrado lo más alto posible, para estar lo más alejado de los hombres. Fue enterrado en el Mulhacén, la montaña más alta de la Península Ibérica, un mausoleo de casi 3500 metros de altitud que pilló su nombre.

Entrada principal del Palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada
Entrada principal del Palacio de Carlos V. Alhambra de Granada
LA ALHAMBRA CRISTIANA Y LA ALHAMBRA MARGINAL

El poder nazarí estaba muy débil tras tantas luchas internas. Esto lo aprovecharon los cristianos que, en 1492, conquistaron el últimos reductos musulmanes de la península Ibérica, Granada. Tras su caída, muchas de las estructuras se modificaron para adaptarlas al gusto cristiano.

Los Reyes Católicos, como se conocen a los monarcas de España en ese periodo, incorporaron al complejo una serie de construcciones nuevas. Entre esas que se incluyeron, destacan una iglesia, un monasterio franciscano y distintas edificaciones destinadas a albergar a ciudadanos destacados. Pero los mayores cambios se produjeron con su hijo, Carlos V.

Este estuvo alojado en la Alhambra durante varios meses y cambió en gran medida la fisonomía del complejo. Destruyó parte de los palacios nazaríes para construir el palacio que lleva su nombre, que lo erigió al estilo renacentista romano. Además, las nuevas decoraciones que se implantaron llevaban los símbolos de la realeza española. También se continuó modificando muchas de las estructuras ya existentes.

Los siguientes reyes la dejaron un poco de lado. Algunos hicieron algunas reformas, pero de mucho menor calado. A partir de ahí, el recinto se fue evaporando de la memoria colectiva hasta llegar a ser poco más que un vago recuerdo de un mundo pasado.

Fuente del patio de la Lindaraja en la Alhambra de Granada
Fuente del patio de la Lindaraja. Alhambra de Granada
CUANDO NAPOLEÓN DESTRUYÓ Y LA PRESIÓN DEL PUEBLO REFORMÓ

Ese proceso de abandono continuó hasta la llegada de las tropas napoleónicas  a principios del siglo XIX. Durante aquel periodo eran muchos los malhechores y prostitutas que habitaban el lugar, lo que había provocado la pérdida de muchos de las decoraciones. Pero ese proceso continuó con la ocupación napoleónica.

Estos utilizaron las instalaciones como cuarteles generales y, cuando se marcharon, se llevaron consigo algunas más de las decoraciones que todavía habían sobrevivido al paso del tiempo. Además de esa pérdida, algunos de los edificios fueron destruidos, quedando de ellos solo las ruinas.

No fue hasta 1870 cuando fue declarada monumento nacional por la presión del pueblo, turistas y artistas de todo el mundo. Entonces se empiezan a reformar las estancias para recuperar su esplendor de antaño. Estas reformas se fueron haciendo por etapas hasta llegar a ser patrimonio de la Humanidad, reconocimiento que logró en 1984. Desde entonces son millones los turistas que lo visitan cada año y se quedan asombrados pensando en las historias y leyendas que acontecieron entre sus paredes.

By Alberto Romay, 08/03/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre
  • 3

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

3 Comments
    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Síguenos
    Instatravel
    Instagram API currently not available.
    Categorías
    Somos Worldkers
    Somos Worldkers
    Somos PaperBlog
    Instagram API currently not available.