Back to home
in Alemania, Europa

La catedral de Colonia, o cuando el viaje de los Reyes Magos no acaba en Belén

  • 06/05/2020
  • By Alberto Romay
  • 0 Comments
La catedral de Colonia, o cuando el viaje de los Reyes Magos no acaba en Belén

La catedral de Colonia, cuyo nombre completo es Catedral de de San Pedro y Santa María, es un espectacular edificio de estilo gótico. Con una superficie de 7.000 metros cuadrados, posee una de las reliquias más importantes de la cristiandad. Esto es, el relicario donde reposan los restos de los Reyes Magos.

Aunque se comenzó a construir en el siglo XIII, la mayoría del edificio data del siglo XIX. Aún así, la belleza del conjunto es increíble. Aún así, a pesar de ello, fue bombardeada 14 veces durante la segunda guerra mundial. Desde entonces está casi en reparaciones continuas. Primero por los efectos de las bombas, luego por la mala calidad de una reconstrucción forzada y, finalmente por los efectos de la contaminación y el clima. Por suerte, la UNESCO la incluyó dentro del Patrimonio de la Humanidad en el año 1996. Una joya que hay que proteger.

COLONIA FUE ANTES UNA COLONIA… ROMANA

Antes de la familia Flavia, la misma que construyó el Coliseo de Roma, el Imperio Romano estuvo en manos de la familia Julio-Claudia.Herederos del gran Julio César, esta familia fue muy importante porque extendió los bordes del imperio. Y también dejó algún que otro miembro un tanto… díscolo.

El primero de esta estirpe imperial fue Augusto pues, Julio César, a pesar de tener todos los poderes en su mano, nunca llegó a ser emperador. Pero fue el propio Julio César el que incorporó lo que hoy sería Colonia al imperio. Y lo hizo tras las famosas Guerras de las Galias, donde el general logró fama e influencia. Muerto César, fue su estirpe la que mantuvo, de forma estable, las fronteras sobre el río Rin.

Durante ese periodo, la ciudad se desarrolló notablemente. No en vano, era la capital de la Germania Inferior. Incluso aquí nació Agripina, la futura esposa del emperador Claudio. De esta manera, como gran centro administrativo, en la colonia (el equivalente a ciudadano romano en ciudad) había un templo dedicado al culto religioso. Y, aunque no es seguro, es muy probable que sobre ese templo se levantara la futura catedral de Colonia.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Durante años, el río Rin fue la frontera natural del Imperio Romano
TE OFREZCO MI CASA Y TE QUEDAS CON ELLA

Con los años, los cristianos pasaron de ser perseguidos a ser la religión oficial del estado. Así, de la misma manera que el gobierno se dividía en regiones, los cristianos se dividieron en diócesis. La primera de la zona de Alemania fue la de Tréveris, pero no tardó mucho en tener competencia. En poco tiempo, la ciudad de Colonia pasaría a tener su propio obispo.

En ese periodo construyeron una iglesia muy primitiva pues querían darle importancia a su obispado y mostrar su poder frente a Tréveris. Además, la importancia de la ciudad crecía inversamente proporcional al poderío del imperio romano. La situación de los itálicos no era la mejor y trataron de quitarse un peso de encima. Les ofrecieron a los germanos la región de Hispania a cambio de ayuda contra las tribus que asolaban sus fronteras. Los romanos les tendieron la mano y ellos la cogieron, junto al codo, el hombro… y Roma. En el año 410, los visigodos saquearían la ciudad eterna.

Con todo el botín que iban logrando en esas guerras, mejoraron de forma considerable sus ciudades e infraestructuras. Entre ellas las iglesias. De esa manera, ya para el siglo VII habían construido un baptisterio. Pero los tiempos cambian y los gustos también. Lo que no cambia son las ganas de ser recordados. Es por eso que deciden levantar una nueva iglesia. Ésta segunda, a la que llamaron «Catedral Vieja», la acabaron de construir en el año 818.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Vista aérea de la catedral
UN GRAN FRACASO, UNA REPETICIÓN Y UN REGALO INESPERADO

La cristiandad ya se había afianzado en la mayoría de los países europeos. Sobre todo en la zona de Alemania, Francia e Italia. Pero los árabes presionaban las fronteras del viejo continente. Eso si, tras 300 años de dominio califal, la reconquista que se estaba fraguando en España, mostró que los musulmanes no eran invencibles. De ahí, a crear una guerra santa contra ellos en la mismísima Jerusalén, solo hubo un paso.

Desde Francia convocaron una cruzada para recuperar Tierra Santa tras la petición de auxilio lanzada desde Constantinopla. Fueron muchos los pobres y desfavorecidos los que se apuntaron a la llamada. Una vez llegaron a la actual Estambul, rápidamente les hicieron cruzar al otro lado del Bósforo. Allí estaban estos héroes, estos titanes,  enfrentándose por primera vez a las tropas musulmanas. Fueron barridos de la faz de la tierra.

Viendo que la primera vez bien, bien, no les había salido, decidieron que lo mejor era repetir. Pero ésta vez en condiciones. Es por eso que hicieron participar a la nobleza. El resultado, Jerusalén pasó a manos cristianas.

Como esa vez si les había salido bien, decidieron hacerlo una vez más. Pero esta vez las disputas internas, la falta de entendimiento, las luchas de ego… En resumen, los políticos, como en toda la historia, hicieron lo que les dio la gana en vez de hacer lo que hacía falta. Lo único de valor lo consiguió el obispo de Milán. El emperador de Constantinopla le había regalado el relicario con los restos mortales de los Tres Reyes Magos.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Impresionante perspectiva de las tres torres vistas desde atrás
UN RELICARIO NUEVO A LA ALTURA DE UNA RELIQUIA

Esas mismas rencillas que había en Oriente Próximo las había también en Europa. Y todo se agravó tras la muerte del papa Adriano IV. Entonces todos los gobernantes de Europa querían poner a alguien favorable a sus intereses el trono de San Pedro. Entre ellos Federico Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Mientras estas luchas para controlar al nuevo papa estaban en liza, Barbarroja atacó Milán. Saqueó hasta las últimas piedras de la ciudad. Entre ese botín estaba el relicario de los Tres Reyes Magos, que se lo entregó al obispo de Colonia. Desde ese momento la afluencia de peregrinos a la ciudad alemana no dejó de ascender año tras año.

Ya tenían una reliquia. Tal vez una de las más importantes de la cristiandad. Pero no lucía como tal. Por ese motivo mandaron construir un nuevo relicario a la altura de su contenido. Para acabarlo necesitaron casi 30 años, 350 kilos de oro, plata y piedras preciosas. Y por si eso fuera poco, el interior lo forraron de terciopelo. Desde entonces han sido muchos los papas, jefes de Estado y otras influyentes personalidades del cristianismo que han reclamado esos restos. Todos en vano.

Pero los años pasaban. Con ese nuevo relicario, lo que antes eran solo unos cientos de peregrinos, ahora se contaban por miles. Además, Colonia ya era la ciudad más grande y rica de Alemania con más de 40.000 fieles. A esos había que añadir los que venían de fuera. La «Catedral Vieja» no pudo soportar tanta afluencia. El 30 de abril de 1248 era reducida a cenizas tras un aparatoso incendio.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Era el edificio más alto del mundo en el momento de su construcción
CUANDO UN PAPEL EN WITTEMBERG PARA UNA CATEDRAL EN COLONIA

Con la típica eficiencia alemana, en 4 meses ya habían limpiado los escombros, realizado los planos y puesta la primera piedra. Pero en vez de seguir la tradición del románico alemán, decidieron algo más moderno. Esta nueva catedral sería de estilo gótico. Para ello tomaron como influencia la catedral de Amiens, que estaba influenciada por la de Chartes, que lo estaba por la Notre Damme de Paris… De esta manera conseguían un edificio más ligero con muchas más posibilidades estéticas.

Las obras de esta nueva catedral avanzaban sin prisa pero sin pausa. En 20 años ya tenían hechas las capillas y, tres décadas más tarde, el coro. En 1322 el edificio era consagrado justo cuando hacen una pausa. Las arcas estaban exhaustas y necesitaban llenarlas para poder continuar.

Ya a finales del siglo XIV, reanudaban los trabajos cuando el presupuesto lo permitía. A mediados del siguiente siglo ya habían completado la torre sur hasta el nivel del campanario. Para entonces ya utilizaban el coro y la planta de la catedral de Colonia. Eso sí, una gran grúa quedaría coronando el edificio durante más de 400 años. ¿El motivo? Un papel clavado en la iglesia de Wittenberg.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Estuvo casi 3 siglos parada y necesitó casi 650 años para acabarse
TOCADO Y HUNDIDO

Martin Lutero expuso sus 95 tesis clavándolas en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Esas ideas calaron muy hondo en Alemania, sobre todo gracias a una nueva tecnología, la imprenta. Los príncipes alemanes ya llevaban muchos años alejados de la influencia del Vaticano. O, por lo menos, lo intentaban. Y esas nuevas ideas ahondaban la separación entre católicos y protestantes. Tanto, que fue imposible que se pusieran de acuerdo. Y cuando no conseguían someter con la palabra, trataban de someter con las armas.

Esas guerras duraron casi medio siglo, el tiempo suficiente para que otro problema viniera a agravar la situación. Durante ese tiempo, los europeos llegaron hasta América abriendo nuevos mercados comerciales. Por ese motivo fueron muchos los mercaderes que se mudaron a las ciudades costeras. De esa manera, Colonia dejó de ser la ciudad más rica de Alemania. Y en una ciudad que crece a menor ritmo que las demás, las inversiones bajan. Y la catedral de Colonia lo sufrió en sus carnes.

Al final con una reforma religiosa que permitía una religión más personal, un cambio en el patrón económico y una visión más humana de la vida, provocaron que la catedral mantuviera la misma imagen durante unos cuantos siglos. Ni siquiera la llegada de Johann Maria Farina, que inventó el agua de Colonia, ayudó a reflotar a la ciudad. Pero todo cambió a principios del siglo XIX. Y lo hizo gracias a algo encontrado en Darmstadt y Paris.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Algunas de las vidrieras que conserva son de época medieval
GANARSE EL FAVOR CON UNA CONSTRUCCIÓN

Pero para llegar ahí, primero nos tenemos que trasladar a París. Una revolución llevada a cabo allí en al año 1789 provocó la conquista de Colonia por parte francesa 5 años después. Éstos modificaron muchos usos y costumbres de los coloneses y, a cambio, se llevaron de la ciudad todo lo que pudieron cuando se marcharon. Eso sí, mientras estuvieron en la ciudad usaron la catedral como una mezcla entre granero y cárcel.

En un periodo de grandes cambios, innovaciones técnicas y revolución industrial, cayeron en la cuenta que todo tiempo pasado fue mejor. De esa manera la mirada de los intelectuales y el pueblo volvía de nuevo a los clásicos. Así surgió una corriente favorable para la finalización de la catedral de Colonia, que llevaba en stand by casi 3 siglos.

El rey de Prusia, quien gobernaba en Colonia tras la huida de los franceses, quería ganarse el favor del pueblo. Fue por eso por lo que dio su palabra para financiar las obras. Sin su apoyo esto hubiera sido imposible. La corona de Prusia gozaba de las propiedades y rentas que habían pertenecido a los arzobispos príncipes de Colonia. Pero faltaba un detalle importante, cómo acabarla. Es ahí donde entran los hermanos Boisserée.

TRAS 282 AÑOS VUELVE A LA VIDA

A pesar de ese apellido tan francés, estos alemanes fueron unos grandes coleccionistas de obras de arte. Sobre todo de pinturas de origen alemán y holandés. Habían estudiado en Paris y entablado amistad con grandes coleccionistas. Por eso mismo, cuando les llegó el chivatazo de una gran subasta de unos dibujos alemanes del siglo XIII, no dudaron en ir a por ellos.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Es una catedral que está casi en perpetuo estado de reformas

Su sorpresa fue mayúscula cuando entre esos dibujos de Paris encontraron parte de los planos de la catedral de Colonia. No estaban completos, pero era un gran descubrimiento. Al poco tiempo, a 200 kilómetros de allí, cerca de Frankfurt del Meno, descubrieron el resto de los planos. Con ellos en la mano, se dirigieron al rey prusiano y se los expusieron. Como él ya había dado su palabra para financiarla, las obras se reanudaron. Era 1842, es decir, 282 años después de que las obras hubieran parado.

Siguieron los planos medievales para acabar la catedral de Colonia. Lo hicieron con el mismo estilo que hubiera tenido originalmente. Pero los tiempos habían cambiado. Mucho. Y las técnicas de construcción también. Es por eso mismo que fusionaron ambas. De esa manera utilizaron las nuevas técnicas de construcción a un diseño clásico, como poner vigas de hierro para las nuevas torres.

UNA SAGRADA FAMILIA VERSIÓN ALEMANA

A pesar de utilizar técnicas más modernas para la construcción, tardaron 38 años en acabarla. Fue en 1880 cuando se colocó el último detalle de la catedral de Colonia. Para el día de la inauguración, el káiser Guillermo I estuvo presente. De esa manera fue uno de los primeros, no sólo en ver los nuevos campanarios, sino también el nuevo interior de estilo neogótico.

Para el káiser era un orgullo, pues mostraba el poderío prusiano. No en vano, delante de él estaba el edificio más alto del mundo en aquel momento. Pero la alegría le duró poco. 4 años más tarde el Monumento a Washington la batiría por 13 metros.

Pero llegaron los tiempos oscuros. Tras la primera guerra mundial, llegó la segunda y, con ella, los bombardeos. Colonia no se libró. La catedral recibió un total de 14 impactos que la dañaron considerablemente. Pero tras la guerra, con todo destruido, lo único que quedaba era la fe. Pero esta también se había derrumbado. Aún así, utilizaron ladrillos de edificios colindantes destruidos para tratar de darle un aspecto decente. Lo mejor, las torres habían sobrevivido.

Las aguas se calmaron y la vida, poco a poco, trato de volver a la normalidad. En la catedral comenzaron una reforma ya que, la realizada en 1945, era de baja calidad. Pero parte de lo construido aquel año no lo tocaron. Era un recuerdo de la gran guerra. Es por eso, y por la contaminación y el clima, que la catedral está en reformas constantes. Como la Sagrada Familia de Barcelona, pero en versión alemana.

Visitas imprescindibles en Colonia, Alemania
Espectacular imagen nocturna de la catedral
EL LUGAR PERFECTO PARA EL REPOSO DE LOS REYES MAGOS

La catedral de Colonia, con sus 157 metros de altura, sus 144 de longitud y 45 de anchura, es un edificio espectacular. No sólo por su estilo gótico del exterior, sino también por la cantidad de obras de arte que alberga dentro.

A parte del relicario de los Tres Reyes Magos, posee algunas de las vidrieras originales de periodo medieval. De ese mismo periodo es también el altar mayor, realizado en mármol negro. Éste fue instalado a principios del siglo XIV. Y si eso ya es increíble, más lo es la Gero-Kreuz, un gran crucifijo dorado, tallado en roble, fechado alrededor del 960. Es consideradoel crucifijo grande más antiguo al norte de los Alpes.

También hay que prestar atención a las once campanas de la catedral, ya que cuatro de ellas también son medievales. La primera, la más antigua, llamada Dreikönigsglocke (Campana de los Reyes Magos), fue instalada originalmente en 1437. Una década después instalaron la Pretiosa y la Speciosa, siendo esta primera la más grande de Europa en el momento de su instalación.

Bastante más moderna es la campana de St. Petersglocke (Campana de San Pedro), ya que data de principios de siglo XX. Eso sí, con sus 24 toneladas de peso es la campana de balanceo más grande del mundo. Estos son solo algunos detalles por los que la catedral de Colonia fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996. La catedral de Colonia, un sueño de palabras y versos, y el lugar perfecto para el reposo de los Reyes Magos.

By Alberto Romay, 06/05/2020 Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Alberto Romay

Aventurero por inquietud y escritor por placer. Viajar no solo es visitar un lugar, sino también conocer sus leyendas. Apasionado del marketing en mis tiempos libre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos
Instatravel
Instagram API currently not available.
Categorías
Somos Worldkers
Somos Worldkers
Somos PaperBlog
Instagram API currently not available.